Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Madrid evalúa el estado de la Fuente de Neptuno ante posible intervención.

Madrid evalúa el estado de la Fuente de Neptuno ante posible intervención.

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a evaluar la posibilidad de reformar el Arco de la Victoria en Moncloa, una emblemática obra en la capital española.

MADRID, 28 Mar.

En paralelo, se ha llevado a cabo un análisis del estado de conservación de la Fuente de Neptuno, ubicada en el Paseo del Prado, con el objetivo de valorar una intervención para mejorar su apariencia.

La delegada de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, ha explicado en una entrevista con Europa Press que se están realizando estudios sobre el Arco de la Victoria para determinar si requiere alguna acción específica.

"La preservación del patrimonio es una obligación. Madrid cuenta con una riqueza cultural muy amplia, por lo que es necesario establecer prioridades. Existen diversas propuestas sobre la mesa que se llevarán a cabo según la oportunidad y disponibilidad", destacó la delegada.

Según Rivera de la Cruz, el Arco de la Victoria solía pertenecer a la Universidad Complutense de Madrid y ahora el Ayuntamiento está planeando una intervención para mejorar su estado. "Aunque son de menor magnitud que las obras en la Puerta de Alcalá, que fue muy polémica", agregó, haciendo mención también a la remodelación del Monumento a Alfonso XIII en El Retiro, que ofrece una vista impresionante.

En otro orden de ideas, se informó que el frontón del Beti Jai reabrirá sus puertas este Jueves Santo después de casi cien años desde su último partido de pelota. Se ofrecerán visitas guiadas, programas especiales para niños y se prevé la apertura de un centro de interpretación en verano para explicar la historia de los frontones en Madrid.

El Arco de la Victoria, erigido en conmemoración de la victoria del ejército nacional sublevado en la Guerra Civil, es una obra de los arquitectos Modesto López Otero y Pascual Bravo Sanfeliú, inaugurada en 1956. Con 40 metros de altura y ocho plantas, está construido con muros de hormigón y revestimientos de granito.

En cuanto a la Fuente de Neptuno, junto a la Fuente de Cibeles, es una de las más emblemáticas de Madrid. El escultor original de la obra es motivo de debate, ya que Juan Pascual de Mena fue el encargado pero falleció antes de finalizarla, siendo continuada por su discípulo José Arias. Incluida en el proyecto original de Ventura Rodríguez, estas fuentes formaban parte de la estrategia de decoración para el Salón del Prado ideado por Carlos III.