Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Jennifer Hermoso declara en la Audiencia Nacional por el beso de Rubiales tras su victoria en el Mundial

Jennifer Hermoso declara en la Audiencia Nacional por el beso de Rubiales tras su victoria en el Mundial

La jugadora de la Selección Española Jennifer Hermoso ha comparecido hoy a las 9:50 horas ante la Audiencia Nacional para testificar en el caso que investiga al ex presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, por los presuntos delitos de agresión sexual y coacciones. Estos hechos habrían ocurrido durante la celebración de la victoria en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda, cuando Rubiales le dio un beso en la boca a la jugadora.

Hermoso llegó acompañada de su abogado Ángel Chavarría y de su representante, además de algunos otros abogados que forman parte de la acusación en esta investigación. Después de caminar por el paseo peatonal que lleva a la puerta de acceso, entró en el edificio sin hacer declaraciones a la prensa que se encontraba en los alrededores.

Vale la pena recordar que el Juzgado Central de Instrucción Número 1, a cargo del juez Francisco de Jorge, inicialmente citó a Hermoso como testigo el pasado 28 de noviembre, pero la defensa de Rubiales, junto con otra defensa, solicitaron su aplazamiento debido a otros procesos judiciales en curso.

La jugadora ya declaró ante la teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Marta Durántez, antes de que se iniciara la investigación. En esa ocasión, Hermoso afirmó que no se sintió respetada y que la situación a la que fue sometida no fue buscada ni provocada por ella.

Según se reveló en la declaración ante la Fiscalía, transmitida por Telecinco, la jugadora de fútbol relató el momento en que recibió el beso de Rubiales después de que España ganara el Mundial femenino. Hermoso se abrazó con el ex presidente de la RFEF y comentó: "La que hemos liado". Después, Rubiales saltó sobre ella y le dijo: "Este Mundial lo hemos ganado gracias a ti".

"Lo siguiente fue sentir sus manos en mi cabeza y a partir de ahí no escuché nada más. Me vi con el beso en la boca y me bajé directamente de la tarima con mis compañeras", recordó Hermoso en respuesta a las preguntas de la fiscal. La futbolista añadió que no se lo esperaba y que la victoria en el Mundial fue un logro histórico que costó mucho sacrificio.

"En ningún momento podía esperar que algo así sucediera al final (...) No se espera que una persona de confianza aproveche ese momento para hacer algo así, por muy espontáneo que sea", reprochó Hermoso. Además, explicó que después de bajar de la tarima, le contó lo sucedido a sus compañeras de equipo Alexia Putellas e Irene Paredes.

En su declaración ante el juez, Rubiales defendió que el beso fue una muestra de afecto que sucedió de forma natural, a la vista de millones de personas y con consentimiento. Ante la pregunta del abogado de Hermoso sobre si consideraba que había respetado a la jugadora al besarla en la boca, Rubiales respondió: "Sí le pregunté antes, ¿cómo no la voy a respetar?". Además, afirmó que tras el incidente, Hermoso se fue riendo y le dio dos palmadas en el costado.