Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Interno ataca a dos funcionarios en prisión de Valdemoro.

Interno ataca a dos funcionarios en prisión de Valdemoro.

Un interno de la prisión de Valdemoro ha atacado a dos funcionarios cuando trataban de impedir que se peleara con otro preso. El suceso tuvo lugar en el módulo 9 de la cárcel, el más conflictivo del centro, durante la mañana del pasado domingo. El tumulto de presos que se dirigían al servicio obligó a los trabajadores a intervenir, evitando así una pelea entre los reos tras una discusión por un paquete de galletas. Sin embargo, uno de los reclusos comenzó a insultar yamenazar a los trabajadores, llegando a agredir a uno de ellos con patadas y puñetazos.

Los dos funcionarios acabaron heridos, uno con un fuerte golpe en el hombro y otro con un corte en una mano debido a que el interno se había fabricado con un bolígrafo un arma punzante y cortante. El agresor fue trasladado inmediatamente a aislamiento.

Según el sindicato Acaip-UGT, la agresión refleja "la falta de medios coercitivos en el departamento para afrontar estas situaciones, lo que hizo necesario reducir al interno en varias ocasiones, haciendo más penoso el trabajo que desarrollan los trabajadores de prisiones en el interior de las cárceles". Además, aprovechan para denunciar que el módulo 9 de la cárcel de Valdemoro "es un cajón de sastre donde se incumplen sistemáticamente los principios recogidos en la Ley Orgánica General Penitenciaria, de clasificación e individualización científica inspiradores del tratamiento penitenciario".

Desde el sindicato se reclama "el reconocimiento de agentes de autoridad a los funcionarios de prisiones, el reconocimiento de todas las agresiones, así como la atención sanitaria de los enfermos mentales en prisión", entre otras medidas necesarias para prevenir futuras agresiones a los trabajadores de prisiones.

En este sentido, se hace necesario una mayor implicación de los órganos de dirección e inspección de Instituciones Penitenciarias en el día a día de los centros penitenciarios y una mayor atención a los informes que diariamente emiten los trabajadores "y que uno tras otro caen en saco roto".