Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Guardia civil en riesgo de ser multado por abatir a individuo con esquizofrenia en Manzanares, según la Fiscalía.

Guardia civil en riesgo de ser multado por abatir a individuo con esquizofrenia en Manzanares, según la Fiscalía.

MADRID, 16 Ene. - La Fiscalía de Madrid ha solicitado una multa de 3.600 euros para un guardia civil acusado de abatir a tiros el 27 de septiembre de 2020 a un joven de 27 años armado con dos navajas y que sufría una crisis en la patología de esquizofrenia en la localidad de Manzanares El Real.

En el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal acusa al guardia civil de un delito leve de homicidio por imprudencia menos grave y solicita una pena de 10 meses de multa, a razón de 12 euros diarios para el procesado.

Además, el acusado y el Estado deberán indemnizar a los padres del fallecido con la cantidad de 73.090,51 euros cada uno, al hermano con 15.662,25 euros y a la hermana con 20.883 euros.

Según el fiscal, el acusado, que estaba destinado en el puesto de Miraflores de la Sierra, fue comisionado por la central 'COS' de la Guardia Civil para dirigirse a la Plaza del Ayuntamiento de Manzanares El Real siendo que el joven se encontraba en un estado de agitación y nerviosismo, portando dos navajas en cada mano y proferiendo amenazas.

Los agentes solicitaron apoyo y activaron los servicios de emergencia. Poco después, varias patrullas de la Guardia Civil llegaron al lugar y se estableció un operativo con un total de doce agentes.

El mando del operativo intentó dialogar con el joven para que depusiera su actitud, mientras que el resto de agentes intentaron cercarlo para evitar que pudiera escapar. Sin embargo, el joven continuó mostrándose agresivo y amenazante, avanzando hacia los agentes con las navajas en alto.

Después de aproximadamente 30 minutos, el mando ordenó a las patrullas colocar sus vehículos a ambos lados de la plaza. En ese momento, el joven se abalanzó sobre el acusado, quien logró esquivarlo.

El joven salió corriendo y fue perseguido tanto a pie como en vehículo por el acusado y otros cinco agentes. Finalmente, luego de unos 20 o 30 metros, el joven se giró hacia el agente y amenazó con las navajas en alto.

Ante el peligro que representaba esta situación, el acusado disparó dos veces, alcanzando al joven en las piernas. El joven cayó y posteriormente falleció debido a la hemorragia provocada por las heridas de bala.

Las balas disparadas por el acusado penetraron en la pierna derecha y en la cara interna del muslo izquierdo, causando heridas mortales.