Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Desmantelan banda de ladrones de butrón que robaba alcohol, perfumes y ropa en naves de diferentes provincias.

Desmantelan banda de ladrones de butrón que robaba alcohol, perfumes y ropa en naves de diferentes provincias.

Un botín valorado en casi un millón y medio de euros ha sido recuperado por la Guardia Civil, quienes lograron desmantelar una organización criminal especializada en robos con fuerza utilizando el método del butrón. Esta organización operaba en varias provincias y causó estragos en solo dos meses, según informó la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid el viernes.

La investigación de la 'Operación Gredos' comenzó luego de un robo con fuerza en una nave industrial en Sevilla La Nueva, donde los criminales se llevaron productos valorados en 60.000 euros y vehículos que utilizaron para transportar la carga. El avance de la investigación permitió a los agentes relacionar este robo con otros cometidos en diferentes provincias.

Los sospechosos identificados estaban involucrados en un total de 6 robos más en distintos establecimientos, utilizando vehículos previamente sustraídos para las huidas. Actuaban con gran precisión, estudiando los sistemas de seguridad de los lugares a robar y ejecutando el delito en horarios específicos para evitar ser descubiertos.

La organización criminal contaba con inhibidores de frecuencia avanzados para anular los sistemas de seguridad, y utilizaba walkie-talkies en sus comunicaciones durante los robos. Las mercancías eran almacenadas en una finca y luego distribuidas en estancos gestionados por el cabecilla del grupo.

El botín total ascendió a 1.473.763 euros, siendo uno de los robos más destacados el cometido en un distribuidor de Arroyo Culebro de Pinto, donde lograron llevarse perfumería y botellas de alcohol de alta gama por un valor de 712.000 euros.

Tras la investigación, se realizaron cuatro entradas y registros en distintas ubicaciones, resultando en la detención de los cinco miembros de la organización criminal. Gran parte del material sustraído fue recuperado, junto con vehículos robados, herramientas y armas de fuego.

Los detenidos, de origen español, rumano y kosovar, enfrentan cargos por pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, robo con fuerza y sustracción de vehículos. Tres de ellos han sido ingresados en prisión y se han tomado medidas cautelares, como el cierre provisional de un establecimiento con licencia de estanco.