Águilas y halcón defienden Puerta de Alcalá de palomas tras rehabilitación.

Águilas y halcón defienden Puerta de Alcalá de palomas tras rehabilitación.

El Ayuntamiento de Madrid ha implementado un innovador sistema para conservar la Puerta de Alcalá, utilizando aves rapaces para ahuyentar a las palomas, responsables de los problemas biológicos más significativos del monumento. Los trabajos de restauración están a punto de concluir y esta medida sin precedentes se irá evaluando a lo largo de 2024, según informa el diario "El Mundo" y confirman fuentes del área de Cultura, Turismo y Deporte.

Después de analizar las condiciones de la Puerta de Alcalá, se identificó que el principal problema biológico era la colonización de aves, principalmente palomas. Esto provocaba la acumulación de plumas, nidos y excrementos en toda la estructura, incluyendo zonas protegidas del viento, la temperatura y la lluvia. Estos restos generan alteraciones estéticas y daños químicos en la piedra, debido a la presencia de sustancias agresivas como amoniaco, ácido úrico, fosfórico, oxálico y sales.

Los excrementos se convierten en sustrato y fuente de nutrientes para bacterias, hongos, líquenes, musgos e insectos, e incluso favorecen el crecimiento de raíces de plantas superiores. Esta humedad facilita reacciones químicas adicionales y las raíces, así como la actividad de las aves en el monumento, causan daños físicos y mecánicos.

Después de evaluar diversas opciones de disuasión, la Dirección General de Patrimonio Cultural optó por utilizar aves rapaces en vuelos ahuyentadores para intimidar a las palomas y evitar su permanencia en la Puerta de Alcalá. Para desarrollar este plan, se consultó con el Departamento de control de vectores de la Subdirección General de Salud Pública del Ayuntamiento de Madrid, Flora y Fauna de la Comunidad de Madrid, y el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) del Ministerio de Cultura.

Posteriormente, se obtuvo la autorización de la Dirección General de Biodiversidad y Gestión Forestal de la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura e Interior para llevar a cabo los vuelos disuasorios, considerando que las palomas representan un riesgo tanto sanitario como estructural.

El plan consiste en una fase de tratamiento inicial de aproximadamente seis meses, durante la cual se realizarán vuelos en diferentes momentos del día para evitar que las palomas se acostumbren a un horario específico. Una vez evaluada la eficacia de la medida, se implementará un tratamiento de mantenimiento a largo plazo. Las especies que se utilizarán son dos águilas Harris y un halcón híbrido Gerifalte Sacre.

La delegada del área, Marta Rivera de la Cruz, ha destacado que este sistema podría ser un éxito si funciona. Además, añadió que la restauración de la Puerta de Alcalá ha sido única debido a su condición de emblema de la ciudad desde su construcción y a las técnicas avanzadas utilizadas. El objetivo es continuar con este enfoque para garantizar la conservación del monumento.

Tags

Categoría

Madrid