Vilda desmiente acusaciones de coacción en caso Hermoso y niega influencia de Rubiales en sus decisiones

Vilda desmiente acusaciones de coacción en caso Hermoso y niega influencia de Rubiales en sus decisiones

El exseleccionador femenino, Jorge Vilda, ha negado en su comparecencia ante el juez de la Audiencia Nacional las acusaciones de coacción hacia el entorno de la jugadora Jennifer Hermoso. Vilda aseguró que se acercó al hermano de la futbolista por iniciativa propia para "bajar el suflé" del incidente del beso de Luis Rubiales en la entrega de trofeos del Mundial. Sin embargo, ha reconocido que sí mantuvo una conversación con el familiar de Hermoso en el avión de vuelta del torneo.

Vilda ha afirmado que no presenció el incidente, pero notó un cambio de ambiente desde el campo hasta el avión. Esto, sumado al cariño que siente por Hermoso, motivó su decisión de hablar con el hermano de la jugadora. Según las fuentes presentes en la declaración, el interrogatorio de la Fiscalía fue tenso, especialmente cuando se le pidió a Vilda que respondiera de forma más directa.

Por su parte, el director de marketing de la RFEF, Rubén Rivera, también ha negado su participación en las supuestas coacciones investigadas. Rivera explicó que su función en Ibiza, donde se celebró la victoria del Mundial, era transmitir información de la RFEF a las futbolistas y realizar gestiones logísticas. Ha negado haber hablado con Rubiales o recibido instrucciones de él.

Rivera admitió que se acercó a Hermoso para advertirle de que había recibido una llamada y para pedirle que estuviera pendiente del teléfono. También habló con una amiga de la jugadora sobre cuestiones logísticas, intentando convencerla de que Hermoso accediera a hablar con el director de la Selección, Albert Luque, aunque esta conversación nunca llegó a ocurrir.

En relación a la presencia de Luque en la isla, Rivera argumentó que era normal debido a que era amigo de Hermoso. También entregó al juzgado mensajes de WhatsApp intercambiados con varias jugadoras de la Selección.

El juez instructor aprovechó la declaración de ambos investigados para advertir a las partes que las filtraciones que han ocurrido en la causa serán investigadas y pueden constituir un delito grave.

Sobre las presuntas coacciones de Vilda, el exseleccionador fue destituido el pasado 5 de septiembre. El hermano de Hermoso afirmó ante el juez que recibió presiones por parte de Vilda después del incidente del beso de Rubiales. La propia jugadora también denunció coacciones por parte de Vilda en su declaración ante la Fiscalía.

Tags

Categoría

Madrid