Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Tres empleadas de guardería de Pozuelo, acusadas de maltrato, son liberadas bajo supervisión judicial.

Tres empleadas de guardería de Pozuelo, acusadas de maltrato, son liberadas bajo supervisión judicial.

MADRID, 20 Dic.

La jueza de Instrucción 2 de Pozuelo de Alarcón ha decidido poner en libertad con medidas cautelares a las tres trabajadoras de una guardería de esta localidad, que fueron detenidas por presuntos malos tratos a los niños, según informaron fuentes jurídicas.

Tras declarar ante la magistrada, se les ha impuesto la medida cautelar de no acercarse a menos de 500 metros del centro de trabajo. Las investigaciones se centran en los delitos de trato degradante y lesiones.

En total, hasta el momento, cinco personas están siendo investigadas por estos hechos. El próximo viernes, la directora de la guardería comparecerá como investigada.

Las detenciones de hoy se produjeron tras la revisión de las cámaras de seguridad de la guardería.

El pasado 23 de noviembre, la Policía Nacional ya había detenido a dos empleadas del centro infantil Pecas, ubicado en la avenida Juan Pablo II. Se sospecha que una de ellas sería la principal responsable de los malos tratos, mientras que la otra sería su cómplice.

La investigación comenzó a raíz de las denuncias de una trabajadora en prácticas, que grabó videos clandestinamente que mostraban presuntas humillaciones a los menores. En algunos de los videos también se apreciaban agresiones físicas.

Ante la denuncia, los agentes especializados revisarán estas y otras grabaciones de seguridad del centro infantil. En esta guardería, asisten hijos de famosos futbolistas, cantantes y empresarios que residen en la zona.

Los investigadores ya han hablado con los padres de los niños afectados, quienes desconocían lo sucedido. Se está citando a los perjudicados para que puedan participar en el proceso judicial. La policía continúa trabajando para determinar la duración de los malos tratos y si hay otras personas involucradas.

El caso está siendo llevado por el Juzgado número 3 de Pozuelo. La presunta autora de los hechos tiene una orden de alejamiento de 500 metros de los niños afectados y se le prohíbe participar en eventos deportivos, docentes y laborales donde haya menores presentes. No se han tomado medidas contra la otra trabajadora que ignoró lo ocurrido. El secreto del sumario se levantó ayer miércoles, según fuentes judiciales.

Por su parte, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid enviará a la Inspección Educativa para que investigue lo sucedido en el centro y determine las medidas que se tomarán.

Desde el propio centro infantil, se ha asegurado que tienen un historial impecable durante sus 30 años de trayectoria y que es la primera vez que ocurre algo así. La dirección del centro afirma ser la primera interesada en esclarecer los hechos y ha mostrado su total colaboración con las autoridades. Además, han suspendido sin sueldo a las empleadas detenidas.