Sospechas de cooperación en traslado de criminal de Morata: Guardia Civil investiga

Sospechas de cooperación en traslado de criminal de Morata: Guardia Civil investiga

La Guardia Civil está investigando si alguien ayudó al autor confeso del triple crimen de Morata de Tajuña a trasladarse al municipio el día en que se cometieron los asesinatos. Los agentes están tomando declaraciones y entrevistando a personas en Arganda del Rey para determinar si alguien lo transportó en coche. Se sospecha que puede haber un cómplice en los homicidios, aunque no se cree que haya participado en la autoría.

El sospechoso, Dilawar Hussain F.C., un ciudadano paquistaní de 42 años, vive en Arganda del Rey en una casa compartida con otros compatriotas. Según ha confesado a la policía, las víctimas lo habían arruinado y no tenía medios para moverse en vehículo propio.

Además de investigar la posible colaboración de un cómplice, la Guardia Civil quiere determinar de dónde obtuvo el sospechoso la garrafa de gasolina con la que supuestamente roció los cadáveres antes de intentar prenderles fuego. También se busca determinar si los hechos sucedieron antes o después de la Nochebuena y si el detenido tenía acceso a una llave para entrar en la vivienda o si alguien le abrió la puerta.

El arrestado ha pasado la noche en los calabozos de las dependencias de la Comandancia de Madrid de Tres Cantos y se espera que pase a disposición judicial mañana. No se llevará a cabo la reconstrucción de los hechos programada para hoy.

En el marco de la 'Operación Calvario', la Guardia Civil registró la casa de Arganda del Rey donde residía el sospechoso para reunir pruebas y encontrar el arma utilizada en los crímenes, que se cree que puede ser un martillo o un objeto contundente. Aún se desconoce qué se encontró en el registro.

Debido al estado en que se encontraban los cadáveres, las autopsias todavía no han concluido. Los cuerpos presentaban golpes, apuñalamientos y quemaduras, indicando que sufrieron un calvario.

En el registro de la escena del crimen en Morata de Tajuña se encontró una pistola de fogueo que los hermanos habrían comprado para defenderse de las amenazas. Las cerraduras y ventanas de la vivienda no estaban forzadas, lo que lleva a los investigadores a sospechar que el sospechoso pudo conocer a las víctimas o tener acceso a las llaves.

El arrestado vivió durante varios meses con las víctimas hace más de un año, ya que le habían alquilado una habitación en su casa. Al principio, la convivencia era buena, pero luego comenzaron las amenazas. Se cree que el motivo del crimen fue una deuda relacionada con una estafa amorosa.

Desde hace siete años, las hermanas mantenían una relación pseudoamorosa a distancia con dos supuestos militares estadounidenses. Uno de ellos les informó que el otro había fallecido y que necesitaba dinero para cobrar una herencia. Las víctimas empezaron a enviarle dinero, endeudándose cada vez más. A pesar de las advertencias de amigos y familiares sobre la estafa, las hermanas seguían creyendo en el romance.

Los vecinos alertaron a las autoridades al no ver a las hermanas durante un mes. La policía procedió a la entrada en el domicilio y encontró los cadáveres parcialmente quemados y con restos de sangre. Las autopsias están en curso y los investigadores están recabando pruebas y entrevistando a familiares y vecinos de las víctimas.

La casa en la que se cometió el crimen era la segunda residencia de las víctimas, que tenían otras propiedades en España que podrían haber vendido para satisfacer las peticiones del supuesto amante o de sus deudores, según se investiga.

Tags

Categoría

Madrid