Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Rubiales afirma que el beso a Hermoso fue simplemente un gesto cariñoso y espontáneo en declaración ante el juez de la AN.

Rubiales afirma que el beso a Hermoso fue simplemente un gesto cariñoso y espontáneo en declaración ante el juez de la AN.

El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, ha declarado ante el juez de la Audiencia Nacional que el beso que le dio a la jugadora de la selección Jenni Hermoso en la entrega de trofeos del Mundial en Sidney fue una muestra de afecto. Según Rubiales, el beso fue dado de manera natural y a la vista de millones de personas. Además, asegura que preguntó a la jugadora antes y que hubo consentimiento. Estas declaraciones fueron recogidas en uno de los extractos de su comparecencia ante el magistrado Francisco de Jorge, informa el diario digital 'El Español'.

Fuentes presentes en la declaración han afirmado que estos extractos no reflejan el contenido completo de la comparecencia, realizada el pasado 15 de septiembre.

En su testimonio, Rubiales afirmó que fue una "celebración totalmente extraordinaria" y que preguntó a Hermoso antes de darle el beso, el cual ocurrió con su consentimiento. También señaló que la futbolista explicó esta situación a los medios después del partido. Rubiales argumenta que respeta a Hermoso y que ella se fue "muerta de risa" después del episodio, incluso le dio "dos cachetes en el costado".

En cuanto a las supuestas presiones ejercidas sobre Hermoso y su entorno, Rubiales aseguró que estas no existieron. Además, afirmó que la jugadora faltó a la verdad en su declaración al afirmar que él le pidió ayuda con el beso en los vestuarios. Rubiales indicó que existen cámaras en esos túneles y sugirió la búsqueda de grabaciones para comprobarlo. También señaló que en ese momento el asunto del beso era solo un "meme" y que Hermoso misma le restó importancia ante los medios.

En relación al incidente en el avión de regreso de Australia, donde supuestamente también hubo presiones a la jugadora y a su familia, Rubiales dijo que personal de la Federación le recomendó grabar un vídeo conjunto para poner fin a la polémica. Sin embargo, Hermoso se negó, pues quería disfrutar de la victoria. Rubiales admitió que hizo mención de sus hijas en la conversación con la jugadora, señalando que estaban "sufriendo" con la polémica y sugiriendo que podrían resolver la situación juntos.

En cuanto a si envió a alguien para hablar con el hermano de Hermoso, Rubiales explicó que no sabía que estaba en el mismo avión y que fue el seleccionador Jorge Vilda quien habló con él. Rubiales aseguró que su intención era acabar con esta situación, que considera una anécdota sin mayor trascendencia.