Redactado desde una perspectiva conservadora: Siete investigados por venta de pescado en mal estado en restaurantes, uno detenido.

Redactado desde una perspectiva conservadora: Siete investigados por venta de pescado en mal estado en restaurantes, uno detenido.

Agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza, han llevado a cabo una operación en la cual han logrado detener a una persona e investigar a otras siete por delitos contra la salud pública, estafa y contra el mercado y los consumidores. El motivo de estas acciones es la distribución y adquisición de pescado no apto para el consumo humano. Así lo ha informado la Guardia Civil a través de un comunicado.

La investigación comenzó en febrero, cuando el SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) recibió información sobre la retirada fraudulenta de subproductos que habían sido depositados para su eliminación, pero que estaban siendo retirados sin ningún tipo de control.

Los agentes llevaron a cabo diversas investigaciones y pudieron verificar a través de imágenes de seguridad cómo una persona, vestida con ropa de trabajo, retiraba un contenedor que estaba etiquetado indicando que su contenido no era apto para el consumo humano.

Gracias a la vigilancia realizada, se pudo identificar al detenido y también a un colaborador que le ayudaba en la retirada de los contenedores y en la distribución de la mercancía.

El detenido contaba con la colaboración de un trabajador del lugar que tenía conocimiento del flujo de mercancía y ayudaba al principal investigado a cargar el producto.

Las investigaciones del SEPRONA revelaron que el detenido tomaba las cajas de porexpan que habían sido desechadas, retiraba las etiquetas de los productos y limpiaba el pescado sin ninguna medida higiénica.

Esta persona se hacía pasar por distribuidor, aunque no contaba con ningún registro sanitario ni autorización para ello. Tenía varios bares y restaurantes como clientes, quienes le compraban la mercancía pensando que era más económica por estar cerca de su fecha de caducidad.

Tras verificar todos los detalles y localizar los establecimientos, los agentes solicitaron al Área de Calidad Alimentaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid la realización de once inspecciones en locales de Leganés, Humanes, Fuenlabrada y Madrid capital.

Uno de los establecimientos fue precintado por las autoridades sanitarias debido a las malas condiciones higiénicas que presentaba. Los propietarios de los locales han sido investigados junto con el colaborador que proporcionaba información y ayudaba al detenido, el cual ha sido arrestado.

Se logró retirar 150 kilogramos de merluza que estaba contaminada con larva de Anisakis simplex, y que había sido distribuida en bares y restaurantes.

Tags

Categoría

Madrid