Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Monasterio exige que la Asamblea elimine su castigo por votar dos veces en una sesión.

Monasterio exige que la Asamblea elimine su castigo por votar dos veces en una sesión.

El líder de Vox en Madrid, Rocío Monasterio, ha hecho una petición a la Mesa de la Asamblea para que revoquen la sanción de 15 días sin sueldo que se le impuso por votar doble en una sesión del pleno en febrero.

La decisión de imponer esta multa fue propuesta hace más de un mes por la diputada del Partido Popular, Mercedes Zarzalejos, y posteriormente fue respaldada por la Mesa. Monasterio emitió su voto tanto desde su escaño como desde el asiento contiguo debido a una falta de otro diputado.

Vox ha mantenido desde el principio que la intención de Monasterio era simplemente apagar el panel de votación. Además, han señalado un incidente similar que tuvo lugar en el primer pleno de la Legislatura, en el que un consejero votó desde un asiento incorrecto y fue corregido manualmente por los técnicos de la Cámara.

El partido ha enviado un comunicado a la Mesa argumentando que el sistema de votación de los diputados puede ser alterado manualmente, como se hizo en el caso del consejero. Consideran que se podría haber hecho lo mismo con el escaño del diputado que ya había renunciado a su puesto.

Según Vox, la decisión de sancionar a Monasterio fue premeditada y acusan a los servicios de la Cámara de ocultar pruebas en su contra. También critican a la Presidencia de la Cámara por su supuesta arbitrariedad en este asunto.

Finalmente, Vox ha denunciado la intromisión del Poder Ejecutivo en el Legislativo al afirmar que la orden de sancionar a Monasterio vino directamente de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien habría dado instrucciones al presidente de la Mesa para iniciar el procedimiento.

El incidente se remonta al 1 de febrero, cuando se detectaron votos irregulares en una enmienda legislativa presentada por Más Madrid. La investigación se abrió el 5 de febrero y en el pleno del 8 de febrero, Ayuso criticó a Monasterio por su comportamiento, comparándolo con una infracción de tráfico y justificando la multa impuesta.