Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Las autoridades ambientales combaten plantas invasoras en la charca de la Alberca y arroyos Valchico y Meaques.

Las autoridades ambientales combaten plantas invasoras en la charca de la Alberca y arroyos Valchico y Meaques.

La Consejería de Medio Ambiente, Agricultura e Interior de la Comunidad de Madrid está llevando a cabo un exhaustivo control y seguimiento de las especies de flora y fauna regional, actuando rápidamente ante la presencia de especies no autóctonas que puedan causar daños en el ecosistema regional.

En esta época de primavera, el crecimiento de la vegetación es especialmente significativo, lo que requiere una atención especial en los puntos donde aparecen estas plantas, según han informado desde el departamento dirigido por Carlos Novillo a Europa Press.

Un claro ejemplo de esta intervención ha ocurrido en lugares como Cenicientos, donde se han retirado más de 1.700 metros cuadrados de helecho de agua (Azolla filiculoides), una especie invasora que causa daños en los ecosistemas y en las especies autóctonas. Esta planta crece rápidamente y forma colonias densas en la superficie del agua, afectando la luz solar, la oxigenación del agua y el suministro de alimento para los organismos acuáticos autóctonos, especialmente anfibios.

La presencia de esta especie invasora en la Charca de la Alberca, un humedal protegido de la Comunidad de Madrid crucial para la reproducción de anfibios, ha generado graves consecuencias para la reproducción de estos animales.

Para abordar esta situación, se ha llevado a cabo la extracción manual de la planta, accediendo al interior de la charca con vadeadores manuales y utilizando sacaderas y esportones.

La revisión minuciosa de la planta extraída ha permitido detectar y devolver al agua a los ejemplares de anfibios autóctonos, como el gallipato (Pleurodeles waltl) o el tritón jaspeado (Triturus marmoratus).

El Ayuntamiento de Cenicientos está colaborando activamente en este proceso para mantener la charca libre de plantas invasoras y mejorar las condiciones para la reproducción de los anfibios.

Además, se está trabajando en controlar la especie Ludwigia grandiflora, que ha estado afectando a los arroyos Valchico y Meaques desde el año 2020, poniendo en peligro el equilibrio del ecosistema.

Esta planta, de origen americano, posee un atractivo aspecto visual con sus flores amarillas, pero su rápida propagación representa una amenaza para la estructura y el equilibrio de los ecosistemas donde aparece.

El Gobierno regional ha llevado a cabo diversas campañas de extracción con la colaboración de la Confederación Hidrográfica del Tajo, utilizando tanto medios mecánicos como manuales para evitar su propagación en los cauces.

Otra especie invasora preocupante es el Jacinto de Agua (Eichhornia crassipes), utilizado en el pasado para adornar estanques pero que ahora se puede encontrar en entornos naturales.

La Consejería de Medio Ambiente recuerda la importancia de no introducir especies no autóctonas que puedan competir con las especies silvestres locales o alterar los equilibrios ecológicos, destacando la inclusión de estas especies en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras como una amenaza para la biodiversidad y la agricultura en la región.

Es fundamental estar alerta y tomar medidas para preservar nuestro valioso patrimonio natural en la Comunidad de Madrid frente a estas amenazas a los ecosistemas y al equilibrio natural.