Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

La Comunidad apresa 191 ejemplares de cabras montesas en el Parque Nacional de Guadarrama debido a la proliferación

La Comunidad apresa 191 ejemplares de cabras montesas en el Parque Nacional de Guadarrama debido a la proliferación

La Comunidad de Madrid ha implementado un nuevo Plan de control de la población de cabra montés en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama debido a su incremento exponencial. En el año 2022, había alrededor de 400 ejemplares, y en la actualidad se estima que existen cerca de 6.000.

Entre septiembre de 2022 y septiembre de 2023, se han capturado en vivo un total de 191 cabras montesas en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, de las cuales el 54% eran hembras. De estos ejemplares, 160 pertenecían a la población de monteses de Cuerda Larga y los 31 restantes a los Montes Carpetanos, según la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura e Interior.

La ausencia de depredadores naturales como lobos, osos y águilas ha permitido el crecimiento desmedido de la población de cabra montés en el Parque Nacional. En el año 2000, existían solo 400 ejemplares, pero actualmente se han estimado alrededor de 5.844.

Ante este aumento exponencial, en mayo de 2020 se puso en marcha un Plan de gestión de las poblaciones de cabra montés en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Como parte de este plan, se han enviado animales a otras regiones españolas y países vecinos donde escasea esta especie.

Estas medidas, combinadas con otras iniciativas de control, han logrado estabilizar el crecimiento de la población de cabra montés en el Parque Nacional. Se ha observado una disminución en la densidad de la población, especialmente en las zonas de Cuerda Larga, Sierra de lo Porrones, la Pedriza, Sierras de Morcuera y Altos del Hontanar, así como en los Montes Carpetanos desde el macizo de Peñalara hasta el puerto de Navacerrada.

Expertos de la Consejería y del propio Parque Nacional han afirmado que los ejemplares del Parque se encuentran en buen estado de salud, con baja prevalencia de enfermedades contagiosas. Sin embargo, la proporción de sexos y edades sigue siendo desigual. La tasa de natalidad se mantiene alrededor de 0,5 crías por hembra adulta, similar a los valores de años anteriores.

La sobrepoblación de cabra montés ha causado daño a la flora y la fructificación de diversas especies vegetales propias de la Sierra madrileña. Además, ha contribuido a la desaparición de musgos y líquenes en las superficies rocosas, así como a la disminución de la diversidad en los pastizales de cumbre debido al exceso de pastoreo de la especie.

La presencia excesiva de cabras montesas también ha provocado erosión del suelo, movimientos de arena y rocas, poniendo en peligro la seguridad vial en ciertos tramos. Además, ha desplazado a otras especies de fauna e incluso ha ocasionado la desaparición de la mariposa Apolo en la zona.

El Plan de control de la población de cabra montés en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama ha contado con la colaboración de investigadores de diversas universidades de Madrid, como la Complutense, la Politécnica, la Autónoma y la UNED. Estas contribuciones científicas han fortalecido las bases para tomar medidas de control y ajustar la población de cabra montés hasta alcanzar el equilibrio óptimo.

Junto con la extracción en vivo para repoblaciones en otros entornos, se ha permitido excepcionalmente la gestión de la caza controlada por parte de sociedades locales que tienen un amplio conocimiento del territorio. Estas actividades siempre se llevan a cabo bajo la dirección del equipo técnico del Parque.