Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Comunidad tomará acción contra Ley de Vivienda "invasiva" motivada por pacto "sectario" con ERC y Bildu.

Comunidad tomará acción contra Ley de Vivienda

La Comunidad de Madrid ha reaccionado a la Ley de Vivienda nacional presentada por el Gobierno en un comunicado en el que califica la ley de "invasiva" y "sectaria" por el acuerdo alcanzado con Esquerra Republicana Per Catalunya (ERC) y EH Bildu para su aprobación. La Comunidad ha afirmado que tomará "medidas necesarias" para proteger las competencias autonómicas autonómicas de las posibles injerencias intervencionistas e inaceptables que resulten del proyecto de ley.

El acuerdo del Gobierno con Bildu y Esquerra implica entre otras cosas limitar la subida de los alquileres al 2% en 2023 y al 3% en 2024, así como rebajar el concepto de gran tenedor de diez a cinco viviendas. La Comunidad de Madrid ha expresado su preocupación por la invasión de las competencias autonómicas, incluyendo la economía, los territorios y, en última instancia, de las personas. Según el Ejecutivo, la ley convertiría el derecho a la vivienda digna de la Constitución Española en un pretexto para justificar la intervención de las economías y los territorios, limitando el derecho a la propiedad.

La Comunidad de Madrid considera que el derecho a la vivienda no es un derecho subjetivo o fundamental, sino un derecho de configuración legal cuyos límites se encuentran en la propia Constitución. Además, sostiene que la función social de la vivienda no puede "limitar el alcance del derecho de propiedad". Por ello, tomará todas las medidas necesarias para proteger las competencias constitucionales de la región.

La normativa fue uno de los principales compromisos de la coalición de Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado para 2021. Sin embargo, su aprobación tardó en llegar debido a intensas negociaciones entre PSOE, Unidas Podemos y las fuerzas del bloque de investidura. Tras superar el debate de totalidad en marzo de 2021, se presentaron enmiendas parciales al texto, lo que generó nuevas divergencias entre los socios del Gobierno. Unidas Podemos presentó enmiendas parciales al texto, mientras que el PSOE criticó el hecho de que se saliera del marco consensuado en el Ejecutivo.