Ayuntamiento espera distrito solicite calle a Almudena Grandes sin apoyo de Vox.

Ayuntamiento espera distrito solicite calle a Almudena Grandes sin apoyo de Vox.

MADRID, 7 de noviembre. El Ayuntamiento de Madrid espera que algún distrito solicite cambiar el nombre de una calle a la escritora Almudena Grandes, aprobada por el Pleno de Cibeles hace dos años sin el apoyo de Vox, según fuentes de Coordinación Territorial citadas por Europa Press.

La dirección general de Coordinación Territorial maneja la posibilidad de denominar una calle en honor a la autora de 'Malena es un nombre de tango' o 'El corazón helado', pero únicamente si algún distrito lo solicita.

En el mismo Pleno, también se aprobó la instalación de una placa en la puerta de la casa de Almudena Grandes en la calle Larra. Sin embargo, esta instalación está pendiente del consentimiento de la familia, según informaron desde el área de Cultura a Europa Press.

Estos homenajes fueron aprobados con el apoyo de todos los grupos, excepto Vox, después del fallecimiento de la escritora a los 61 años debido a un cáncer.

La controversia llegó con el nombramiento de Grandes como Hija Predilecta de la capital de manera póstuma. En el pasado, el alcalde José Luis Martínez-Almeida afirmó que no merecía tal reconocimiento, aunque finalmente se le concedió tras un acuerdo entre el Gobierno municipal y Recupera Madrid para aprobar los presupuestos.

Almudena Grandes, una madrileña nacida en 1960, se hizo conocida en 1989 con su obra 'Las edades de Lulú', que ganó el Premio de Novela Erótica La Sonrisa Vertical de la editorial Tusquets y obtuvo el aplauso tanto de la crítica como del público.

A esta obra le siguieron 'Te llamaré viernes' y 'Malena es un nombre de tango', que la consagraron como una de las grandes escritoras de la literatura en español.

Posteriormente, 'Atlas de geografía humana', 'Los aires difíciles', 'Castillos de Cartón', 'El corazón helado' y 'Los besos en el pan', junto con los volúmenes de cuentos 'Modelos de mujer' y 'Estaciones de paso', la convirtieron en uno de los nombres más destacados y con mayor proyección internacional en la literatura española contemporánea.

'El corazón helado' fue un punto de inflexión en su carrera. A partir de ahí, se adentró de lleno en los 'Episodios de una Guerra Interminable', un proyecto literario que, siguiendo el modelo de Benito Pérez Galdós en sus 'Episodios Nacionales', buscaba relatar la historia de aquellos que perdieron la Guerra Civil mezclando hechos históricos con situaciones de ficción.

En 2010, publicó el primer volumen de la serie, titulado 'Inés y la alegría', que ganó el Premio de la Crítica de Madrid, el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el Premio Sor Juana Inés de la Cruz.

Le siguieron 'El lector de Julio Verne' (2012), 'Las tres bodas de Manolita' (2014), 'Los pacientes del doctor García' (2017) y 'La madre de Frankenstein' (2020). El sexto y último tomo de la serie, 'Mariano en el Bidasoa', aún no ha visto la luz.

Republicana, feminista y comprometida con los valores democráticos y la memoria histórica de España, Almudena Grandes recibió numerosos premios, como el de la Fundación Lara, el de los Libreros de Madrid, el de Sevilla, el Sor Juana Inés de la Cruz, el Rapallo Carige y el Prix Mediterranée.

La escritora, galardonada con el Premio Nacional de Narrativa en 2018, siempre elogió las virtudes de la capital española y valoró positivamente a la Villa y Corte, que aparecía como protagonista en todas sus novelas.

La plaza de la Guardia de Corps, la calle Moreto, la casa de las Flores y el cementerio de la Almudena son algunos de los lugares de Madrid presentes en sus historias.

"Si marcara en un plano de la ciudad todas las casas en las que he vivido, el resultado sería un círculo casi perfecto. Ahora vivo en la calle de Larra, en el mismo barrio donde se instaló mi bisabuelo al llegar a Madrid", explicó Grandes sobre sus raíces.

"Cuando era pequeña, lo que más me gustaba del mundo era venir con mi madre de compras al Centro. Vivía al lado de la glorieta de Bilbao, mis abuelos paternos en la calle de Fuencarral, los paternos en Lope de Vega, enfrente de las Trinitarias... toda mi vida transcurría en el distrito Centro, pero para mí el centro era un cogollo con la Puerta del Sol, calle Mayor, la calle Arenal, Gran Vía y Plaza Mayor", relató.

Tags

Categoría

Madrid