Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Aumenta la afluencia en Doña Manolita durante la Navidad, sin embargo, hay menos décimos por comprador debido a la preferencia por compartir.

Aumenta la afluencia en Doña Manolita durante la Navidad, sin embargo, hay menos décimos por comprador debido a la preferencia por compartir.

El número 11.448, el más demandado y comprado por Georgina Rodríguez

Madrid, 8 de diciembre.

Concha Corona, gerente de Doña Manolita, ha notado este año un aumento en la afluencia de personas a esta famosa administración de lotería en el centro de la capital, pero también ha observado que se están vendiendo menos décimos, ya que las personas optan por compartirlos.

Corona hizo estos comentarios a Europa Press Televisión mientras que los clientes esperaban en una larga cola para conseguir un boleto de Doña Manolita, ya que, según ella bromeó, siempre tienen El Gordo. Algunos de los clientes han esperado hasta cuatro horas en la cola.

La gerente afirmó que se ha notado especialmente el impacto del Puente de la Constitución, que ha alargado la fila de la administración desde el verano, cuando los más previsores compran sus números para el sorteo de Navidad. Sin embargo, Doña Manolita no tiene planes de ampliar su horario de apertura, ya que ya está abierto de 9 a 21 horas y hay poco margen para más.

En cuanto a las preferencias de los compradores de lotería, Corona explicó que cada vez se opta más por compartir los décimos, que los números impares son más populares y que se suelen evitar aquellos que contienen muchos ceros, aunque los trabajadores de la administración siempre explican que todas las combinaciones tienen la misma probabilidad de resultar ganadoras.

Uno de los números más populares este año es el 11.448, comprado por la influencer y esposa de Cristiano Ronaldo, Georgina Rodríguez. Según la gerente de Doña Manolita, se agotó en cuestión de minutos.

Este viernes, los visitantes que acudieron a Doña Manolita tuvieron que esperar más de cuatro horas para adquirir un décimo. Uno de ellos afirmó a Europa Press que han estado esperando desde las 8:30 y ya era más de mediodía. Para él, es una tradición y espera al menos llevarse una pedrea después de tanto tiempo de espera.

Otro visitante de Valencia comentó que él y su esposa han venido a la administración durante los últimos tres años en busca de la fama que tiene Doña Manolita, independientemente de si les toca o no les toca. Detrás de él, una vecina de Torrejón de Ardoz admitió que nunca le ha tocado nada y que ha aprovechado la espera para hacer amigos con las personas que estaban detrás de ella.