Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Acusado de asesinato en Torrejón: arma, paleta y guantes abandonados en el lugar del crimen

Acusado de asesinato en Torrejón: arma, paleta y guantes abandonados en el lugar del crimen

Las grabaciones desmontan la versión del acusado y muestran cómo impidió a los vecinos auxiliar a la víctima.

MADRID, 5 Dic. - En el juicio que se celebra contra un hombre acusado de asesinar a su exmujer en marzo de 2021 en Torrejón de Ardoz, la Policía Nacional ha ratificado que el acusado compró poco antes del crimen un cuchillo de sierra, una paleta de obra, un cúter y unos guantes de cristalero, objetos que se encontraron junto al cadáver de la víctima y que sugieren una planificación del asesinato.

La declaración de los agentes desmonta la versión del procesado, quien sostiene que visitó a su exmujer esa tarde para resolver un problema relacionado con su hijo menor y no para matarla.

Julián P. se enfrenta a una petición fiscal de veinticinco años de cárcel por asesinato. Su abogada solicita que se le exima de responsabilidad penal debido a un trastorno depresivo, aunque de forma subsidiaria plantea una eximente incompleta y una atenuante por arrebato u obcecación.

Poco antes del asesinato, las cámaras de seguridad de un centro comercial cercano captaron a Julián dejando el coche con una bolsa de plástico. Después de asesinar a Mari Carmen, regresó al estacionamiento y salió de nuevo con su vehículo. Las cámaras también grabaron cómo arrojó el teléfono móvil de la fallecida a un bote de basura en ese centro comercial.

Los agentes que llegaron a la escena del crimen encontraron junto al cadáver de la mujer un cuchillo de sierra roto, un cúter y una paleta de obra. En la bolsa, localizaron un recibo de compra de estos objetos.

Según los agentes, los vecinos escucharon a Mari Carmen pedir ayuda "socorro, socorro, ¡me va a matar!". En ningún momento mencionaron que hubiera habido una discusión previa entre el acusado y la víctima. Para evitar que los vecinos salieran a ayudar a la mujer, el hombre bloqueó varias puertas con su cuerpo.

Las cámaras del edificio también grabaron cómo el acusado entraba rápida y nerviosamente en varios portales buscando a la víctima hasta que la encontró. El cuerpo de la asesinada, boca arriba en el rellano, presentaba heridas defensivas en la mano, lo que sugiere que intentó evitar el ataque.

La abogada del acusado argumentó ayer que su cliente perdió el control después de que la mujer le golpeara en la cabeza con el palo de una fregona durante una acalorada discusión.

Mari Carmen, de 46 años, murió alrededor de las 9:30 a. m. en el rellano del edificio donde limpiaba las escaleras en la Avenida de la Constitución de Torrejón de Ardoz. Habían estado separados durante tres años y tenían dos hijos en común.

El hombre acosaba a la mujer e iba a su lugar de trabajo, pero ella no quería denunciarlo porque eso significaría no poder ver a uno de sus hijos, ya que el padre tenía la custodia. Julián vivía en el mismo edificio que Mari Carmen, en casa de sus padres.

El acusado fue arrestado en el Parque Europa de Torrejón después de llamar a su hijo, quien condujo a los agentes de la Policía Nacional al lugar exacto donde se encontraba su padre.