5 guardias civiles pueden enfrentar hasta 10 años de prisión por detener y agredir a un individuo inexplicablemente.

5 guardias civiles pueden enfrentar hasta 10 años de prisión por detener y agredir a un individuo inexplicablemente.

Los cinco acusados se enfrentan a penas de hasta diez años de prisión por la creación de un atestado falso para justificar su intervención violenta. El juicio se llevará a cabo en la Audiencia Provincial de Madrid el próximo lunes.

La Fiscalía de Madrid acusa a cinco agentes de la Guardia Civil de golpear y detener ilegalmente a una persona en diciembre de 2019, así como de falsificar el atestado para evadir sus responsabilidades. El representante del Ministerio Público les atribuye cargos de delito contra la integridad moral, detención ilegal y falsedad en documento oficial.

Según el informe presentado por la Fiscalía, los agentes recibieron un aviso a las 12:55 del 1 de diciembre de 2019, en el cual se les informaba sobre la presencia de dos jóvenes ebrios causando disturbios en una zona específica de Majadahonda. Se afirmaba que los jóvenes estaban deteniendo vehículos, golpeándolos con una botella de cristal, insultando y amenazando a conductores y transeúntes.

A su llegada al lugar de los hechos, los agentes se encontraron con dos policías locales de Majadahonda, quienes habían levantado el informe contra los dos jóvenes. Estos les informaron de que las personas identificadas ya no se encontraban en el lugar, pero que estaban "alteradas". Acto seguido, los agentes de la Guardia Civil acudieron a una gasolinera cercana, donde encontraron nuevamente a los jóvenes.

A pesar de que los jóvenes estaban hablando con los agentes de la Guardia Civil, sin mostrar ningún comportamiento agresivo, fueron sorprendentemente golpeados repetidamente por los acusados, quienes los derribaron y continuaron golpeándolos incluso cuando ya estaban inmovilizados en el suelo. Durante la agresión, las víctimas no mostraron resistencia alguna.

Posteriormente, los jóvenes fueron detenidos y llevados a las dependencias policiales. Uno de ellos tuvo que ser atendido por una herida en la boca. Los cinco acusados fabricaron un atestado falso donde relataban hechos que no se correspondían con la realidad, con el objetivo de justificar sus acciones y eximirse de responsabilidades.

El atestado fue presentado ante el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Majadahonda, que inició un proceso judicial contra uno de los jóvenes por delito de atentado. El individuo fue puesto en libertad provisional el 2 de diciembre de 2019.

Tags

Categoría

Madrid