Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Vecinos de Cavanilles logran que la pilotadora se retire después de protesta

Vecinos de Cavanilles logran que la pilotadora se retire después de protesta

MADRID, 2 Mar.

La pilotadora en la calle Cavanilles (Retiro) ha acabado la tarde del sábado subida a un remolque y la grúa bajada tras las protestas de las comunidades de los vecinos de los números 25 y 27, en contra de que maquinaria de gran tonelaje sobrevuele sus viviendas para la construcción de un parking en su patio de manzana, un proyecto que ya fue parado por el Ayuntamiento entonces gobernado por Manuela Carmena en 2018.

"Se llevan la pilotadora de Cavanilles 27. El vecindario gana este asalto pero hay que seguir alerta para impedir el abuso", ha aplaudido el concejal de Más Madrid Nacho Murgui, que ha reclamado a la Junta de Retiro, presidida por Andrea Levy, "que actúe para proteger los derechos del barrio".

La concejala socialista Emilia Martínez ha destacado a su vez "los riesgos e inseguridad" de que una pilotadora de 40 toneladas llegue al patio de manzana por encima de sus edificios. "No consta autorización explícita para ello y no se ha comunicado a las comunidades de vecinos, insólito", ha cuestionado.

La vecindad de los números 25 y 27 de la calle Cavanilles y del 25 de Abtao, en el distrito de Retiro, está en pie de guerra contra una grúa "que pesa 40 toneladas", grande "como un tanque", que sobrevolará sus viviendas para la construcción del parking. La grúa ha llegado esta medianoche y el montaje ha empezado a las 2 horas de la madrugada, ha explicado el presidente de la comunidad de vecinos de Cavanilles 27, Luis Ortuño, a Europa Press.

"Aguilar (la empresa) tiene licencia para la grúa pero no para pasar por encima de nuestras casas", ha subrayado el presidente de esta comunidad de vecinos. La grúa "pasará por encima de los números 25 y 27", edificios de ocho y nueve plantas.

Se trata de una pilotadora, una especie de "broca muy grande". "Y como no puede pasar por otro lado han decidido que pase por encima de nuestras viviendas", ha continuado Fernando, vicepresidente de la misma comunidad de vecinos.

"Tenemos miedo porque es como si un tanque pasara por encima de nuestras viviendas", han descrito. "Puede tener el permiso pero nos da miedo, y más en un día de viento como hoy, porque puede fallar y desplomarse contra el edificio", han señalado.

Destacan que nadie les ha consultado ni conseguido su autorización para hacerlo, con independencia de que la empresa constructora haya obtenido la licencia por parte de la Agencia de Actividades (ADA) del Ayuntamiento de Madrid, este último extremo confirmado por el área de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad.