Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

PP y Vox rechazan las propuestas izquierdistas de modificación de leyes LGTBI regionales.

PP y Vox rechazan las propuestas izquierdistas de modificación de leyes LGTBI regionales.

El Partido Popular (PP) y Vox han rechazado hoy en la Asamblea de Madrid las enmiendas presentadas por el Partido Socialista (PSOE) y Más Madrid contra las modificaciones de las leyes regionales contra la LGBTIfobia y la Trans propuestas por los 'populares', las cuales siguen su curso parlamentario.

El PSOE proponía rechazar los cambios del PP y añadir más medidas dirigidas al colectivo, como una línea de becas para personas trans mayores de 40 años en situación de desempleo y la creación de casas de acogida para personas LGTBI, entre otras.

Por su parte, las enmiendas de Más Madrid proponían medidas como la incorporación de una tercera opción en los formularios y comunicaciones administrativas para personas no binarias, mayor formación en identidad de género y necesidades de salud específicas para la población trans, así como recursos habitacionales y formación sanitaria relacionada con el 'chemsex' para personas mayores LGTBI.

La diputada Mónica Lavín, en representación del PP, defendió las modificaciones propuestas como "rigurosas y bien pensadas" y acusó a la izquierda de buscar "más ambigüedad jurídica, ideología, manipulación y control sobre lo que ellos consideran su rebaño" a través de sus enmiendas. Lavín también afirmó que las enmiendas buscan retroceder a un "escenario que solo existe en sus mentes", victimizando e infringiendo la libertad de expresión.

En cuanto a Vox, el parlamentario José Antonio Fúster aseguró que las leyes aprobadas en 2016 van en contra de la "realidad, ciencia, deontología médica y principios jurídicos". Fúster se enorgulleció de que Vox haya logrado que el PP reforme profundamente dichos textos años después, aunque ellos preferirían su derogación.

Belén González, también de Vox, criticó a la izquierda por intentar vincular la falta de apoyo a estas leyes con una "reducción de derechos", argumentando que sus objetivos son otorgar privilegios a las personas LGTBI y sus asociaciones en detrimento del resto de ciudadanos.

En respuesta, el diputado del PSOE Santiago Rivero cuestionó por qué el PP, si tenía claras las dudas sobre la constitucionalidad de las leyes, no votó en contra de las mismas. Rivero defendió que se pueden mejorar las leyes, pero mediante su ampliación, por ejemplo, brindando un mayor apoyo a la situación de "extrema vulnerabilidad" de las mujeres trans. Además, señaló que el PSOE ha explicado en varias ocasiones "los derechos que recortan" estas modificaciones, pero el problema radica en que para el PP no se trata de "derechos".

Carla Antonelli, representante de Más Madrid, calificó estas reformas como una "abominación" y reprochó al PP que solo escuche a un pequeño grupo de madres transfóbicas que desean "curar" a sus hijos, así como a médicos que en el pasado habrían aplicado electrochoques. Por su parte, Jimena González, también de Más Madrid, acusó al PP de ser "incapaz" de explicar qué beneficios tiene para las personas LGTBI esta "derogación encubierta" de las leyes.