Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Oficinas vecinales se oponen a nueva oleada de VUT en Madrid: solo un 7% cuenta con licencia

Oficinas vecinales se oponen a nueva oleada de VUT en Madrid: solo un 7% cuenta con licencia

En Madrid, la proliferación de viviendas de uso turístico ilegales ha alcanzado proporciones alarmantes, con más de 25,000 anuncios en portales de alquiler y solo un pequeño porcentaje contando con licencia municipal, según datos del Ayuntamiento. Ante esta problemática, dos oficinas ciudadanas en Lavapiés y en Arganzuela han surgido para brindar apoyo a los afectados.

La Oficina de Afectados por las Viviendas de Uso Turístico, instalada en la Asociación Vecinal La Corrala en Lavapiés, comenzó a funcionar en octubre. Debido a la escalada del problema más allá del distrito Centro, se inauguró recientemente una segunda sede en la calle Peñuelas, en Arganzuela, con el respaldo de asociaciones vecinales locales.

Estas oficinas se presentan como herramientas de "autodefensa ciudadana" en respuesta a la falta de acción por parte de las administraciones. Ofrecen asesoramiento sobre medidas legales que las comunidades de propietarios pueden tomar, modelos de escritos de queja y demanda, y orientación sobre las disposiciones del Real Decreto-ley 7/2019 en materia de vivienda y alquiler.

Desde la oficina en Arganzuela se brinda atención a distritos cercanos como Carabanchel, Usera y Latina. La explosión de pisos turísticos ilegales se extiende por toda la ciudad, con consecuencias como ruido, inseguridad y desorden en los edificios residenciales.

Víctor Rey, portavoz de la oficina de Lavapiés, ha alertado sobre la magnitud del problema, que se extiende desde el centro de la ciudad hasta los barrios periféricos. La conectividad con el metro ha facilitado el crecimiento de los pisos turísticos ilegales, convirtiéndose en una situación descontrolada que no muestra signos de desaceleración.

En Madrid, el 92% de los establecimientos turísticos son viviendas de uso turístico, de las cuales solo un pequeño porcentaje cuenta con licencia municipal. El Ayuntamiento ha registrado un aumento del 41% en el número de este tipo de viviendas desde 2017, lo que ha llevado a la implementación de un plan de acción para regular la situación.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, han propuesto medidas como la suspensión temporal de nuevas licencias, el refuerzo de la inspección y un endurecimiento del régimen sancionador. Sin embargo, desde la oposición se ha criticado este plan, calificándolo de insuficiente y centrándose en la necesidad de clausurar las viviendas ilegales.

Los colectivos ciudadanos han denunciado la falta de acciones efectivas por parte del Ayuntamiento para abordar el problema de los pisos turísticos ilegales, a pesar de la gran cantidad de ellos existentes en la ciudad. Se espera que las medidas propuestas por el Consistorio logren controlar esta situación que ha generado molestias y conflictos en diversos barrios de Madrid.