Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Madrid pone en funcionamiento su radar de tramo más extenso en la calle Sinesio Delgado a partir de este viernes.

Madrid pone en funcionamiento su radar de tramo más extenso en la calle Sinesio Delgado a partir de este viernes.

El Ayuntamiento de Madrid ha activado este viernes los radares de tramo instalados en la calle de Sinesio Delgado, en dos direcciones, con el objetivo de reducir la velocidad y garantizar la seguridad de los ciudadanos. Estos radares contarán con un periodo de aviso de cuatro meses.

Esta instalación se suma a los radares de tramo que ya se encuentran en la A-5 y en la avenida de Córdoba, convirtiéndose en el más largo y el único con controles de velocidad intermedios en las vías de acceso. La velocidad máxima permitida será de 50 kilómetros por hora.

En la dirección hacia Ciudad Universitaria, el radar de tramo de Sinesio Delgado cubre un total de 1.783 metros, iniciándose cerca de la glorieta Piedrafita de Cebrero y finalizando antes de la intersección con la avenida de Miraflores. En sentido hacia Castellana, el radar abarca 1.800 metros, comenzando después de la intersección con la avenida de Miraflores y finalizando antes de la glorieta de Piedrafita de Cebrero.

El Ayuntamiento ha establecido un periodo de aviso de cuatro meses durante el cual los conductores serán informados por carta en caso de rebasar la velocidad máxima permitida, sin que esto implique el pago de una multa. Las sanciones por exceder los límites de velocidad oscilan entre los 100 y los 600 euros, además de la pérdida de puntos en el carné de conducir.

La instalación de estos seis radares de tramo en Sinesio Delgado ha supuesto un coste de 95.000 euros, de los cuales 80.000 han sido financiados por la Unión Europea mediante los fondos Next Generation EU.