Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Los nombres de las plazas de Paco Rabal y Centro Cultural Asunción Balaguer en Alpedrete serán recuperados después de las celebraciones.

Los nombres de las plazas de Paco Rabal y Centro Cultural Asunción Balaguer en Alpedrete serán recuperados después de las celebraciones.

El alcalde de Alpedrete, Juan Rodríguez Alfaro (PP), ha afirmado que la decisión de restituir los nombres de la plaza de Francisco Rabal y del Centro Cultural Asunción Balaguer no se debe únicamente a la presión de la presidenta, sino a una reconsideración del equipo de gobierno local. La medida será aprobada en Junta de Gobierno tras las festividades de Santa Quiteria el 23 de mayo.

En una rueda de prensa, el alcalde explicó que los nombres de la plaza de España y Las Canteras serán reubicados en otro lugar del municipio, después de que la decisión de cambiarlos fuera tomada de manera consensuada por los 10 integrantes del Gobierno local, conformado por PP y Vox.

Señaló que la controversia generada por este cambio no refleja la verdadera esencia de Alpedrete, que cuenta con atractivos turísticos como el museo cantero, la Dehesa Municipal, una gastronomía destacada y un comercio en crecimiento.

El alcalde aclaró que la intención original era otorgar a Paco Rabal y Asunción Balaguer el nombre del teatro en la Casa de la Cultura para resaltar su relevancia cultural en el municipio.

La reunión del Gobierno local programada para discutir la restauración de los nombres fue influenciada por un tuit de la presidenta Isabel Díaz Ayuso, aunque el alcalde enfatizó que la decisión final se basó en una evaluación conjunta de los diez miembros del equipo de gobierno.

Por su parte, la concejala de Cultura (Vox), Amaya Acosta, explicó que la decisión de revertir la medida se tomó debido a la presión ejercida por sus respectivos partidos políticos.

La edil indicó que el objetivo principal era honrar a los actores con el nombre del teatro en la Casa de la Cultura, mientras que la plaza de España sería un espacio para los vecinos. A pesar de las críticas recibidas, expresó que la intención nunca fue herir los sentimientos de la familia Rabal.

En una declaración, Teresa Rabal manifestó su felicidad por la decisión del Ayuntamiento. Agradeció el cambio de postura y destacó que no esperaba una respuesta tan positiva por parte de las autoridades locales. La familia Rabal se mostró satisfecha con la rectificación.