Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

La Policía investiga la muerte de un bebé encontrado en Valdemingómez y busca a sus padres.

La Policía investiga la muerte de un bebé encontrado en Valdemingómez y busca a sus padres.

En Madrid, el Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional se encuentra en busca de los padres del bebé recién nacido cuyo cuerpo fue encontrado en la planta integral de tratamiento de residuos de Valdemingómez, según fuentes policiales informaron a Europa Press.

El descubrimiento se produjo cuando un trabajador de la planta de clasificación de envases en el centro de tratamiento 'La Paloma' observó lo que parecían restos humanos entre los residuos plásticos alrededor de las 7:30 am del martes. De inmediato, se detuvieron las máquinas para inspeccionar la situación.

Al acercarse, se descubrió que se trataba de un recién nacido de piel morena, desnudo y con el cordón umbilical aún presente. El bebé presentaba cortes y manchas de sangre, supuestamente ocasionadas por los contenedores y camiones de basura por los que había pasado. La Policía fue alertada de inmediato.

Agentes del Grupo VI de Homicidios y del DEVI llegaron al lugar para recolectar pruebas e iniciar una investigación. Tras levantar el cuerpo al mediodía, el bebé, nacido a término, fue llevado al Instituto de Medicina Legal de Valdebebas, donde se espera que se le realice una autopsia hoy. Los forenses deberán determinar las circunstancias de su muerte.

Según los investigadores, es probable que el bebé haya sido arrojado a un contenedor amarillo en algún lugar de Madrid horas o días antes de su hallazgo. Por esta razón, se está interrogando a los trabajadores de este servicio de recogida de residuos para obtener información relevante.

No es la primera vez que se encuentra el cuerpo de un bebé en el vertedero de Valdemingómez. En 2017, los operarios hallaron el cuerpo de un bebé de aproximadamente siete meses de gestación entre las basuras. Asimismo, en 2012 se encontraron a otros dos recién nacidos fallecidos, un niño y una niña. Fue hasta nueve años después que se detuvo a la madre de la niña, una mujer ecuatoriana de 30 años, bajo cargos de homicidio.