Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Juez niega prisión a madre acusada de maltrato en Colmenar a petición de la Comunidad.

Juez niega prisión a madre acusada de maltrato en Colmenar a petición de la Comunidad.

MADRID, 22 Dic.

El juez de Instrucción número 4 de Colmenar Viejo ha rechazado la solicitud de ingreso en prisión de una mujer investigada junto a su marido por presunto maltrato a sus ocho hijos en Colmenar Viejo. La acusación de la Comunidad de Madrid, encargada de tutelar a los hijos, solicitaba el ingreso en prisión debido a que la mujer había incumplido la prohibición de comunicarse con los menores.

El caso salió a la luz cuando una de las hijas mayores denunció supuestos maltratos por parte de su padre hacia ella y sus hermanos en el hogar familiar.

El médico y su esposa, detenidos por la Guardia Civil a finales de marzo, se encuentran en libertad provisional. El médico trabaja como médico de urgencias en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y sigue ejerciendo.

La petición de ingreso en prisión fue presentada por la acusación de la Comunidad cuando se descubrió que una de las hijas había logrado comunicarse con su madre a pesar de la prohibición.

La abogada de la madre considera que lo sucedido fue resultado de una posible falta de rigor por parte de los encargados de la tutela de la niña.

En su resolución, el juez argumenta que este incidente es un hecho aislado y que en esta etapa de la investigación se trata de una posible violación de la ley, no de un hecho probado. Además, considera que la adopción de una medida tan gravosa no es proporcional ni necesaria.

Según la Guardia Civil, el matrimonio maltrataba a sus ocho hijos, obligándolos a vivir en una habitación y prohibiéndoles entrar en el salón. Los menores eran castigados mediante maltrato físico o siendo dejados al aire libre en el patio de la vivienda.

El pasado 20 de marzo, la Policía Judicial de Colmenar realizó un registro en el domicilio, en el que también participaron el Fiscal de Guardia, agentes locales, Servicios Sociales y agentes del Equipo Mujer Menor (EMUME) de la Comandancia de Madrid.

En el proceso de investigación, los niños han hablado de episodios de violencia tanto hacia ellos como hacia su madre, algo que el padre y la madre niegan. Incluso una de las menores afirmó que su padre le había dislocado la clavícula durante una agresión.