Grupo de delincuentes liderados por un individuo angoleño, reclutaba jóvenes de 14 y 15 años, se desmantelan y detienen

Grupo de delincuentes liderados por un individuo angoleño, reclutaba jóvenes de 14 y 15 años, se desmantelan y detienen

Cinco jóvenes, incluyendo tres menores de edad, han sido arrestados en Madrid como presuntos culpables de una serie de robos, nueve de los cuales involucraron el uso de cuchillos de gran tamaño.

Según los informes de la Policía Nacional, se ha desmantelado una banda criminal especializada en cometer atracos en hoteles y establecimientos comerciales en varias localidades de la Comunidad de Madrid y el distrito de Carabanchel. Una de las investigadoras de la Brigada Judicial de la Policía de Madrid proporcionó detalles sobre el caso.

El líder de la banda reclutaba a los menores para que llevaran a cabo los atracos, mientras él se desempeñaba como conductor para evitar ser detectado por las autoridades.

Los robos ocurrieron por la noche o temprano en la mañana en Leganés, Getafe, Parla, Fuenlabrada y Carabanchel. Los delincuentes actuaban encapuchados y utilizaban vehículos robados para acercarse y escapar de los establecimientos asaltados.

La investigación comenzó después de que se robara un Seat Ibiza en Fuenlabrada a finales de octubre. Este automóvil fue utilizado en dos robos con fuerza en bares de la misma localidad. En ambos casos, los delincuentes lograron hacerse con el dinero y otros objetos de valor.

En los días siguientes, los atracos se volvieron más violentos y comenzaron a utilizar armas blancas para intimidar a sus víctimas.

El primer caso de intimidación ocurrió en el hotel Ciudad de Fuenlabrada, donde tres hombres armados con un machete y un cuchillo de grandes dimensiones amenazaron a la recepcionista para que entregara el dinero de la caja registradora, aproximadamente 450 euros. Otro miembro del grupo esperaba fuera del hotel para facilitar la huida en el Seat robado.

Al día siguiente, los mismos hombres asaltaron una farmacia y un supermercado en Carabanchel, un hotel en Getafe y otra farmacia en Leganés. Sin embargo, solo tuvieron éxito en los dos últimos casos, donde fueron capaces de robar la caja registradora después de amenazar a los empleados con armas blancas. Los empleados de los comercios lograron evitar los robos lanzando cestas y otros objetos a los delincuentes.

En los tres días siguientes, los delincuentes atracaron tres hoteles en Getafe, Alcorcón y Coslada. La acumulación de estos hechos, junto con la proximidad geográfica de los establecimientos y el uso continuo del mismo vehículo, llevó a la identificación de los cinco miembros del grupo criminal.

La investigación reveló que todos los delitos tenían similitudes, como el vehículo utilizado tanto para llegar a los lugares de robo como para escapar, así como la ropa que llevaban los delincuentes. "Esto nos llevó a la conclusión de que existe una relación lógica entre todos los delitos. Además, ya teníamos información previa sobre una persona que había cometido robos similares en hoteles este mismo año. Conocíamos su forma de actuar y su contundencia al entrar", explicó la investigadora.

Los agentes se enfocaron en esta persona y lograron encontrar su domicilio actual. Paralelamente, la comisaría de Leganés realizó un control rutinario en la vía pública y detuvo a esta persona junto con un adulto y dos menores de edad.

En el registro del vehículo en el que viajaban, que no era el Seat Ibiza utilizado en los robos anteriores, se encontró un bidón de gasolina, confirmando que era un vehículo robado. El líder del grupo huyó corriendo hacia su piso, ubicado en un primer piso, y aunque los agentes estuvieron cerca de atraparlo, logró escapar dejando una zapatilla detrás que fue una pieza clave en la operación.

El arresto tuvo lugar el 4 de noviembre en la llamada "Operación Ibiza". Los agentes le ordenaron que saliera de la casa, pero él se negó, lo que llevó a una espera de hasta 33 horas hasta que se obtuvo una orden judicial de Fuenlabrada. Justo cuando los agentes tenían la orden en sus manos, el delincuente salió de la casa por su cuenta bajo presión de sus compañeros de piso.

En el registro del piso, los agentes encontraron bolsas de supermercado en las que los ladrones guardaban el dinero y otros objetos de valor obtenidos en sus robos.

En los días siguientes, los otros cuatro sospechosos, incluyendo los tres menores, acordaron entregarse a la policía. "Al final, eran jóvenes muy asustados y completamente novatos en el mundo delictivo. Por lo tanto, los agentes decidimos reunirnos con ellos en un lugar público para detenerlos de la manera menos perjudicial posible, ya que son menores de edad muy jóvenes", explicó la investigadora.

Con el arresto de estos individuos, la policía también se enteró de la existencia de un quinto miembro que se encargaba de la logística y el transporte. Esta persona decidió entregarse posteriormente.

Los agentes determinaron que el líder, apodado "Cristofer", instruía a los menores para dificultar su identificación por parte de la policía. "Él entraba con los menores y les enseñaba cómo hacerlo, cómo entrar con fuerza para evitar que los empleados dudaran o se negaran a entregar el dinero. Cuando dejó de acompañarlos en los atracos, los robos fueron frustrados. Por eso se puede decir que es un gran profesor en estas actividades delictivas", comentó la investigadora.

Los menores declararon a la policía que robaban para este hombre porque eran adictos a las drogas y él les proporcionaba pequeñas cantidades de sustancias estupefacientes o entre 15 y 20 euros por robo. "Al final, eran niños jóvenes que no comprendían completamente el valor del dinero", señaló la investigadora.

En total, los cinco individuos son considerados sospechosos de nueve delitos de robo con violencia e intimidación, dos robos con fuerza y un robo de vehículo. Los dos mayores de edad fueron puestos a disposición judicial y uno de ellos ha sido encarcelado. El líder del grupo, un angoleño de 25 años conocido como "Cristofer", acumula un total de 47 arrestos por delitos contra la propiedad. El otro sospechoso de mayor edad es un español de 24 años con antecedentes penales.

Por su parte, los tres menores, un español de 15 años y dos colombianos de 14 y 15 años, fueron transferidos a la Fiscalía de Menores para su debido proceso legal.

Tags

Categoría

Madrid