Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Desmantelamiento de banda de narcotráfico en La Cañada: 21 detenidos

Desmantelamiento de banda de narcotráfico en La Cañada: 21 detenidos

MADRID, 2 Ago.

La Guardia Civil ha desmantelado un grupo delictivo dedicado al tráfico de heroína en la Cañada Real Galiana con la detención de 21 personas detenidas y 18 registros practicados ante un entramado que utilizaban a menores para evitar las vigilancias de los agentes cuando realizaban las transacciones de droga y ocultar las sustancias, ha informado el Cuerpo en un comunicado.

En una importante operación, la Guardia Civil ha logrado poner fin a las actividades de un peligroso grupo criminal que se dedicaba a traficar con heroína en la Cañada Real Galiana. Tras intensas investigaciones, se ha conseguido detener a 21 personas y se han llevado a cabo 18 registros en diferentes puntos del territorio. Este entramado se valía de menores para ocultar las drogas y evitar la vigilancia policial durante las transacciones. Las autoridades se incautaron de más de 300 gramos de heroína, 200 de cocaína, dos plantaciones de marihuana con cerca de mil plantas, 62.000 gramos de marihuana en cogollos, cuatro armas cortas, una escopeta, dinero en efectivo y nueve vehículos de alta gama. Los delitos imputados a los detenidos incluyen tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal, tenencia ilícita de armas, elaboración y cultivo de marihuana y defraudación de fluido eléctrico.

La investigación se inició a principios de año debido al aumento de personas que acudían a la Cañada Real. La Guardia Civil, preocupada por esta situación, montó dispositivos de vigilancia que permitieron identificar a los miembros de tres clanes distintos en la zona. Estos grupos no solo se dedicaban a distribuir todo tipo de drogas, sino que también tenían plantaciones de marihuana en varias viviendas.

La investigación se topó con diversas dificultades debido a las estrictas medidas de seguridad tomadas por los integrantes del grupo. Cambiaban constantemente de teléfonos móviles y realizaban viajes aparentemente sin rumbo fijo para evitar ser detectados. Además, utilizaban a mujeres y niños de la Cañada como vigilantes para alertar de la presencia policial y para esconder la droga.

Tras horas de arduo trabajo, los agentes lograron identificar a todos los miembros del grupo, el cual estaba liderado por un matrimonio. Sus dos hijos también formaban parte de la organización y se encargaban de abastecer de heroína a los traficantes de la Cañada Real. Por fortuna, se ha logrado detener al suministrador y a los colaboradores que ayudaban en el transporte e introducción de las drogas en la zona.

El entramado contaba con siete viviendas utilizadas para distribuir la droga, realizar las plantaciones e incluso se habían habilitado habitaciones específicas para el consumo de estupefacientes. Además, los cabecillas del grupo facilitaban algunas viviendas a cambio de que se encargaran de vender la droga o de vigilar las plantaciones.