Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Dávila exige reunión urgente con Redondo por casos de agresores que cambian de género

Dávila exige reunión urgente con Redondo por casos de agresores que cambian de género

La consejera de Familia, Juventud y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Ana Dávila, ha solicitado una "reunión urgente" con la ministra de Igualdad, Ana Redondo, para abordar los casos de presuntos agresores que buscan acceder a recursos para la atención contra la violencia de género tras cambiar su sexo registralmente en virtud de la Ley Trans estatal.

Tras enviar una primera carta a Redondo la semana pasada alertando sobre esta situación, Dávila ha enviado una segunda carta en la que agradece la "rápida respuesta" y "buena disposición" de la ministra, pero señala que no aborda las cuestiones planteadas inicialmente.

De acuerdo con fuentes de la Consejería, el artículo 46.3 de la Ley Trans al que hace referencia Ana Redondo no resuelve las demandas de la Comunidad de Madrid, por lo que solicitan una reunión urgente para abordar estos problemas y posibles soluciones de manera conjunta.

En su nueva carta fechada el martes, Dávila destaca que ese artículo no responde a las diversas problemáticas que han surgido en su aplicación, por lo que solicita a Redondo una reunión presencial para abordar el asunto con mayor detalle.

La consejera advierte a Redondo que el sistema de protección está en riesgo y es deber de las administraciones poner todos los medios necesarios para preservarlo en beneficio de las víctimas.

En su primera carta, Dávila alertó sobre casos en los que presuntos agresores que han cambiado su sexo registral de masculino a femenino figuran como agresores en el sistema VioGén de seguimiento de violencia de género.

Por otro lado, desde la Consejería se ha confirmado que se han detectado al menos tres casos de presuntos agresores que han modificado su sexo en virtud de la nueva Ley Trans y han solicitado acceder a recursos de atención para mujeres víctimas de violencia.

Estas situaciones han generado estrés y ansiedad en algunas trabajadoras que temen posibles agresiones, según las fuentes consultadas.

Además, se han identificado otros tres casos en la Mancomunidad de Sierra Oeste donde presuntos agresores han cambiado su sexo registral, facilitándoles evitar que la violencia futura se catalogue como violencia de género.

En respuesta a estos casos, la ministra Redondo ha afirmado que están evaluando la situación, aunque destacó que los casos aislados no deben generalizarse y que proporcionarán una respuesta a la Comunidad de Madrid una vez evaluados técnicamente.