Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Daños y temperatura de los colegios mayores desalojados por escape de gas en Ciudad Universitaria se confirman

Daños y temperatura de los colegios mayores desalojados por escape de gas en Ciudad Universitaria se confirman

Un escape de gas registrado en la Ciudad Universitaria de Madrid ha llevado a la Policía Municipal a utilizar drones para comprobar la temperatura de las fachadas de los edificios cercanos. Según un portavoz de Emergencias Madrid, esta medida ha sido tomada como precaución tras el incidente.

Después de desalojar dos colegios mayores, uno de ellos, el colegio Isabel de España, ya ha permitido a sus alumnos regresar a las instalaciones. El otro colegio, Nuestra Señora de África, está siendo revisado minuciosamente por los Bomberos del Ayuntamiento para garantizar su seguridad.

Para asegurar el alojamiento de los 160 residentes del colegio universitario evacuado, se prevé reubicarlos en otros colegios mayores de forma provisional, según ha explicado el vicerrector de Planificación, Coordinación y Relaciones Institucionales de la Complutense, José María Coello de Portugal.

El incendio, que ha sido descrito como de gran intensidad, llevó a la evacuación de los dos colegios mayores debido al riesgo de propagación del fuego a través de las fachadas. Los Bomberos de Madrid han trabajado principalmente en controlar las evacuaciones y la propagación del incendio.

Además de solicitar el corte del suministro de gas, los bomberos también se han centrado en extinguir el incendio y garantizar la estabilidad de los edificios y las fachadas afectadas. Hasta el momento, han reparado el revestimiento de la fachada del colegio Nuestra Señora de África. Una vez finalizado su trabajo, los bomberos se retirarán de la zona.

La zona continúa acordonada y la circulación restringida, aunque es posible que el cordón se levante en las próximas horas. Mientras tanto, los bomberos y especialistas continúan investigando las causas y el punto exacto del escape de gas, así como evaluando los daños en las fachadas de los edificios cercanos, que aparentemente no son graves.