Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Almeida enfatiza necesidad de firmeza con Turull por su vínculo entre inmigración y delincuencia, en contraste con Ayuso.

Almeida enfatiza necesidad de firmeza con Turull por su vínculo entre inmigración y delincuencia, en contraste con Ayuso.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha criticado la actitud del Gobierno de España al debatir las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, frente al secretario general de Junts, Jordi Turull. Martínez-Almeida exige una postura más firme del Gobierno hacia Turull, ya que es este último quien ha relacionado inmigración y delincuencia.

El alcalde ha señalado que no hay ninguna afirmación de la presidenta Ayuso en ese sentido, pero sí hay una declaración reciente de Turull en la que vincula la inmigración con la delincuencia y aboga por tener competencia para expulsar a los inmigrantes reincidentes. Martínez-Almeida se pregunta si el Gobierno actuará con la misma contundencia ante Turull como lo está haciendo con Ayuso, a quien se ha referido como "la sucursal de Le Pen en España", recordando las palabras de Pedro Sánchez.

Además, el alcalde afirma que el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Francisco Martín, ha mentido al negar la existencia de dos denuncias de agresión sexual en Alcalá de Henares. Martínez-Almeida defiende que Ayuso dijo la verdad y exige al delegado del Gobierno que se pronuncie sobre si está de acuerdo en ceder competencias en materia de inmigración a aquellos que han relacionado la inmigración con la delincuencia.

El alcalde también critica la actitud del Gobierno al armar un escándalo en torno a Ayuso pero callar frente a Junts. Martínez-Almeida acusa al Gobierno de hipocresía y señala que lo único que debe explicar es el alcance de la cesión de competencias a un partido que ha hecho declaraciones xenófobas como Junts.

Por último, el alcalde lamenta la situación de la sala de acogida del aeropuerto de Adolfo Suárez-Madrid Barajas y acusa al Gobierno de querer desviar la atención. Martínez-Almeida cuestiona por qué se tatúa un número a los inmigrantes para identificarlos y si no hay una forma más sensible de tratar a los migrantes.