Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Reglamento VTC: Comunidad acuerda medidas para viajes compartidos y limitación de precios en situaciones de alta demanda

Reglamento VTC: Comunidad acuerda medidas para viajes compartidos y limitación de precios en situaciones de alta demanda

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado el primer Reglamento regional de Vehículos de Transporte con Conductor (VTC). Esta nueva normativa, que entrará en vigor próximamente, afecta a un sector que cuenta con alrededor de 9.000 autorizaciones en la región.

El reglamento incluye diversas medidas, entre las que se encuentra la posibilidad de llevar a cabo viajes compartidos. También se establece la realización de exámenes a los conductores y se fija un tope del 75% al precio en períodos de alta demanda.

El objetivo de esta normativa es garantizar los derechos de los clientes y establecer los requisitos que deben cumplir tanto las empresas como los conductores de VTC. Por ejemplo, las compañías deberán tener cubierta su responsabilidad civil por los daños que puedan causar a los pasajeros durante el servicio de transporte y también estarán obligadas a impartir formación continua a sus trabajadores.

En situaciones excepcionales de alta demanda, como eventos o conciertos, el precio final no podrá superar el 75% de la media del coste ordinario, aunque inicialmente se planteó establecerlo en el 50%.

Además, se añade una nueva modalidad de viajes compartidos en la que cada usuario podrá suscribir una plaza y realizar el pago individualmente, en función del recorrido realizado. Esto permitirá que se puedan hacer paradas intermedias de subida y bajada de clientes, conociendo todos ellos su precio de antemano.

El reglamento también establece que las empresas deberán habilitar una línea telefónica gratuita de atención a los clientes adaptada para personas con discapacidad auditiva, así como un medio accesible de comunicación vía web. A partir del 1 de enero de 2025, los nuevos vehículos que pongan a disposición del público las empresas con diez o más autorizaciones deberán ser adaptados para prestar el servicio a personas que se trasladen en silla de ruedas.

En cuanto a los requisitos para los conductores de VTC, deberán acreditar la posesión de un permiso de conducir de la clase B con al menos dos años de antigüedad. Además, se les exigirá superar un examen que evaluará conocimientos del idioma español, manejo de dispositivos de navegación, primeros auxilios y conocimiento de los lugares más importantes de la región.

Los vehículos receptores de las autorizaciones no podrán tener una antigüedad superior a la exigida por la legislación estatal y deberán ser retirados de la actividad cuando cumplan 10 años desde su primera matriculación. También deberán estar clasificados con el distintivo ambiental Cero Emisiones o ECO.

Por último, se establece que los VTC deberán llevar siempre sus distintivos identificativos y no podrán llevar publicidad que induzca a confusión con los taxis. Además, se restringe su actividad a trayectos contratados previamente por los usuarios, prohibiéndoles la captación activa de clientes por las calles.