Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Homicidios en la región disminuyen en 2023: 35 casos, 9 vinculados a violencia de género y solo 1 atribuido a bandas.

Homicidios en la región disminuyen en 2023: 35 casos, 9 vinculados a violencia de género y solo 1 atribuido a bandas.

En la región, se han registrado un total de 35 homicidios durante el año 2023. Entre las víctimas se encuentran 8 mujeres y una niña, quienes perdieron la vida a manos de la violencia de género, superando así los 8 casos reportados el año anterior. Además, se registró el asesinato de un joven debido a una pelea entre bandas juveniles violentas, siendo un número menor en comparación con los 6 casos del año pasado. Estos datos han sido recopilados por Europa Press.

Es importante destacar que esta cifra representa una de las más bajas de los últimos años. Durante el año 2022 se reportaron 47 crímenes, mientras que en 2020, 2021 y 2019 se contabilizaron 37 homicidios en cada uno de estos años. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que se trata de un balance provisional y que aún quedan casos pendientes de determinar, por lo que esta cifra podría aumentar ligeramente.

Del total de homicidios conocidos, 18 víctimas fueron mujeres y al menos una decena de ellas eran extranjeras. En cuanto a los métodos utilizados para cometer los crímenes, se reportaron casos de envenenamiento, incendio, estrangulamiento, disparos, golpes, atropellos y apuñalamiento.

En cuanto a la tipología de los crímenes, se identificaron 9 casos relacionados con la violencia machista, una reyerta entre pandillas, dos motivados por la enfermedad mental de los autores, 3 relacionadas con persecuciones policiales, 3 por disputas entre personas sin hogar, 4 por robos, 2 por problemas familiares, 5 relacionados con peleas entre convivientes en un edificio de viviendas y 2 por peleas en locales.

El primer homicidio del año tuvo lugar el 2 de enero, cuando una mujer de 54 años envenenó a su esposo de 64 años y luego se suicidó en Fuenlabrada. En otro caso, el 11 de enero, la Policía detuvo a un rumano de 63 años por golpear hasta la muerte a un hombre de 68 en una vivienda precaria de Aranjuez.

El 22 de enero, un hombre de 55 años murió en un apartamento en la calle Enrique García Álvarez de Madrid. Meses después, la Policía arrestó a cuatro personas, incluyendo a un menor de edad que lo apuñaló para robar las drogas que vendía.

El 6 de febrero, una pelea en un club de alterne en Pezuela de las Torres terminó con el apuñalamiento mortal de la encargada, una mujer dominicana de 44 años. Meses después, la Guardia Civil arrestó a una mujer a quien la víctima había despedido previamente.

El 2 de marzo, la Policía informó sobre la detención de una mujer acusada del asesinato de otra mujer, cuyos restos fueron encontrados en un vertedero de Toledo. Al parecer, el motivo del crimen fue una disputa relacionada con el alquiler de la vivienda. La víctima era presidenta de la comunidad de vecinos en la C/Oca 64 de Madrid.

El primer caso de violencia de género en la región tuvo lugar el 3 de marzo en Alcobendas. Una mujer de 33 años fue empujada por su expareja y cayó por una escalera, sufriendo un grave traumatismo craneoencefálico. Falleció días después en el hospital, lo que llevó a la detención del agresor.

El 12 de marzo, un hombre dominicano de 22 años fue apuñalado en la calle Bravo Murillo de Madrid durante una pelea entre pandillas. El 17 de abril, un hombre español de 49 años fue encontrado apuñalado cerca de una carretera que conecta Fuencarral y El Pardo. Al parecer, fue atacado por un asaltante que intentó robarle.

Diez días después, durante una persecución policial, un conductor atropelló mortalmente a dos hombres de 72 y 81 años en el Paseo de Extremadura en Madrid, y luego se entregó en la comisaría. El detenido, un hombre de 31 años, tenía antecedentes por robos y no contaba con una licencia de conducir vigente. Él y otras dos personas fueron acusadas de homicidio y resistencia a la autoridad.

El 7 de mayo, la Policía detuvo a un hombre de 55 años por apuñalar hasta la muerte a otro hombre de 52 en la calle Humanes de Madrid. En esos días también falleció una mujer de 37 años después de ser golpeada en la cabeza por otra persona en una vivienda ocupada ilegalmente en el distrito madrileño de Tetuán.

El 11 de mayo, una mujer de 40 años murió cuatro días después de sufrir heridas graves en el cuello causadas por su esposo, de quien se estaba separando, en la casa que compartían junto a su hijo en Móstoles.

El 16 de mayo, un hombre colombiano de 29 años fue acuchillado en el barrio de Puerta del Ángel. Semanas después, un joven español, quien recientemente había comenzado a vivir en el mismo apartamento que la víctima, fue arrestado como sospechoso del crimen.

El 21 de mayo, una mujer recibió un disparo en la cabeza en Soto del Real. Después de una exhaustiva investigación, la Guardia Civil detuvo a un antiguo socio de su hijo, con quien tenía diferencias económicas, y a la novia del primero. Al parecer, habían ingresado a la casa de la víctima con la intención de robar, pero esta los sorprendió.

El 23 de junio, un hombre de 63 años murió en el distrito de Villaverde en Madrid después de que su vehículo fuera embestido por otro automóvil durante una persecución policial. Los responsables del incidente fueron finalmente arrestados.

Cinco días después, la Guardia Civil arrestó a un joven de 23 años acusado de apuñalar hasta la muerte a su madre con un cuchillo en Daganzo de Arriba. El detenido, quien padecía problemas psiquiátricos, también hirió a su padre, aunque de forma menos grave.

El mismo día, una mujer de 36 años fue apuñalada por su expareja en un apartamento de Móstoles. El asesino fue detenido poco después. A