Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Greenpeace utiliza restos de la DANA madrileña para simular un desastre climático en la Puerta del Sol antes de la COP28.

Greenpeace utiliza restos de la DANA madrileña para simular un desastre climático en la Puerta del Sol antes de la COP28.

MADRID, 29 Nov.

Activistas de Greenpeace han llevado a cabo un impactante acto de protesta esta mañana en la Puerta del Sol para denunciar el impacto de las empresas de combustibles fósiles en el clima. Utilizando restos de la devastadora DANA que azotó Madrid y Toledo hace unos meses, los activistas han querido enviar un claro mensaje en la víspera del inicio de la cumbre del clima COP 28.

Desastre climático en la Puerta del Sol, Madrid

Los activistas de Greenpeace han empleado los restos de las danas que causaron estragos en Madrid y Toledo como una forma visual de mostrar cómo las empresas de combustibles fósiles están destruyendo el clima. A través de su cuenta de Twitter, han instado a los gobiernos a acordar en la #COP28 el fin del petróleo, gas y carbón.

En una gran pancarta desplegada, se podía leer el mensaje de "Desastre climático patrocinado por la industria fósil", junto con los logotipos de las principales empresas energéticas españolas. Además, también se colocaron restos de un coche destrozado, bicicletas y muebles dañados, así como otros residuos supuestamente dejados por la tormenta que afectó a Madrid y Toledo en septiembre.

En un comunicado de prensa, Greenpeace ha destacado que estos restos pretenden recordar a las personas afectadas por estos desastres climáticos y subrayar la importancia de tomar medidas frente a la crisis climática provocada por los combustibles fósiles.

La organización ecologista ha enfatizado que los impactos del cambio climático son cada vez más evidentes a nivel mundial, mientras que las empresas petroleras y de gas están obteniendo beneficios récord. Según Greenpeace, estas empresas siguen invirtiendo la mayor parte de su dinero en la búsqueda y extracción de gas y petróleo, que perjudican tanto el clima como el planeta y sus habitantes.

Ante esta situación, Greenpeace invita a la ciudadanía a unirse a las manifestaciones que se llevarán a cabo los días 2 y 3 de diciembre para exigir al Gobierno una mayor ambición climática.

En la COP28, Greenpeace insta a los estados a acordar un plan detallado y urgente para abandonar los combustibles fósiles, poner fin a todas las subvenciones a estos combustibles antes de 2025 y garantizar que los mayores contaminadores financien la transición en los países más pobres, que son los que menos han contribuido a la crisis climática pero sufren sus peores efectos.