• lunes 27 de junio del 2022
728 x 90

Villacís remarca que los "cargos" no van a ser un inconveniente en la redefinición de Cs y protege un espacio propio

img

MADRID, 22 Jun.

La vicealcaldesa de Madrid y líder de Ciudadanos en la zona, Begoña Villacís, ha subrayado este miércoles que los cargos no serán un inconveniente de cara a la profunda refundación que va a hacer el partido tras la debacle electoral en Andalucía y ha defendido un espacio propio para los liberales.

En afirmaciones a 'RNE' agarradas por Europa Press, Villacís indicó que todos y cada uno de los cargos están predisposición del partido, que el primer día de la semana festejará un Comité Ejecutivo y la semana próxima va a tener sitio un Consejo General. "Eso no será un inconveniente", ha recalcado para apuntar que la multitud que quienes se quedan en Cs es "gente que auténticamente" cree en el emprendimiento.

Aunque su nombre ha sonado como relevo de Inés Arrimadas adelante el partido, la vicealcaldesa madrileña ha señalado que la presente líder nacional del partido "tiene un altísimo sentido de compromiso y no afán para ocupar una silla" y ha rechazado la limpieza que demandan los críticos de Cs.

"Conociendo a Inés, la situación es completamente diferente a la de Casado", ha recalcado para resaltar que Arrimadas no desea aferrarse al sillón. En exactamente la misma línea, ha defendido un espacio propio para la capacitación liberal, rechazando las especulaciones sobre una hipotética integración en el PP.

"Hay globos sonda muy frecuentemente. No hablamos de conformar un partido", indicó para negar la refundación de Cs pase por sumar sus iniciales a las del PP. "Eso debe tener una necesidad; algo que lo justifique por el hecho de que los liberales debemos tener un espacio", ha insistido.

La prioridad, a su juicio, no es tanto ver a otros partidos como mirarse a sí mismo y realizar "un diagnóstico que debe ser crudo y llevar a cabo los cambios por radicales o traumáticos que logren ser", rechazando en este sentido quedarse en el "cascarón".

"No seremos una cascarón vacío, la fortaleza de Cs siempre y en todo momento estuvo en su ideología. Lo que me atrajo, lo mucho más fuerte, es que es un partido con aptitud de pactar y que defienda políticas económicas liberales y los derechos civiles y sociales", ha subrayado.

En resumen, hizo hincapié en que la refundación debe partir de un "enfrentamiento ideológico", con un viable cambio de personas o de ideas, e inclusive "de manera simbólica" de nombre pero ha insistido en que "lo de menos es el nombre y el color". "Ese no fué el enfrentamiento no perdimos el tiempo comentando de nombres", ha zanjado.