Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Tribunal absuelve a policías y condena actitud "repudiable" de jóvenes, respalda a agentes

Tribunal absuelve a policías y condena actitud

La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a dos agentes de la Policía Nacional que accedieron a un piso para disolver una fiesta ilegal durante la pandemia. Según la sentencia, la actitud de los jóvenes ante la situación de la pandemia, con miles de muertos en España, es considerada "repudiable". El jurado popular que enjuició el caso dictaminó por unanimidad la inocencia de los agentes. Esta noticia ha generado controversia debido a la difícil tarea de abstraerse del contexto actual.

La vista oral comenzó con seis policías acusados de allanamiento de morada a solicitud de la acusación particular. Sin embargo, tras el visionado de las grabaciones, cuatro agentes fueron eximidos de culpa, al igual que la fiscalía en el caso de los otros dos agentes. El abogado del morador mantuvo la imputación contra el subinspector al mando y otro subordinado.

El tribunal de jurado concluyó que los agentes estaban legitimados para actuar como lo hicieron, a pesar de no tener una orden judicial. Consideraron que los asistentes a la fiesta ilegal habían incurrido en un delito flagrante de desobediencia grave a la autoridad. Los jurados también declararon probado por unanimidad que los agentes utilizaron un ariete reglamentario para abrir la puerta.

En la sentencia, se remarca que aunque la actitud del dueño de la vivienda y sus amigos es reprobable, lo que se juzga en este caso es si la actuación de los agentes se justifica ante la infracción de la normativa por parte de los infractores y las molestias ocasionadas a otros vecinos. Los magistrados establecen que la función del jurado no es valorar la fortaleza de la democracia o el estado de derecho, sino solo determinar si la conducta obstrutiva de los jóvenes justifica la actuación policial.

El tribunal impuso a la acusación particular las costas del procedimiento, considerando que su actuación durante el proceso rozó la temeridad. Durante la fase de instrucción y el plenario, el abogado del morador fue crítico con la actuación de los agentes y su abogado cuestionó la inviolabilidad domiciliaria.

Por su parte, los agentes absueltos manifestaron su indignación por tener que enfrentar un juicio por hacer su trabajo y cumplir con la legalidad, tanto antes como durante y después de la pandemia. En sus declaraciones finales, expresaron dudas sobre si las leyes son iguales para todos y si la desobediencia a la autoridad es tratada de la misma manera en diferentes barrios de Madrid.