• martes 06 de diciembre del 2022
728 x 90

Sentenciada una empresa aseguradora por las graves consecuencias a una tolerante tras una prueba de vejiga

img

MADRID, 18 Jul.

La Audiencia Provincial de Madrid ha culpado a una sociedad médica por las graves consecuencias causadas a una tolerante tras una simple prueba de vejiga que prácticamente le cuesta la vida.

Así consta en una sentencia, a la que tuvo ingreso Europa Press, donde se desecha el recurso de apelación contra la sentencia que estimó la demanda presentada por la perjudicada, por medio de la Asociación 'El Defensor del Tolerante'.

Los jueces condenan a la sociedad médica a abonar una indemnización de 122.000 euros por mala práctica médica tras una fácil prueba diagnóstica vesical que prácticamente le cuesta la vida a la tolerante.

Los hechos tienen su origen en 2013 en el momento en que la tolerante fue doblegada a una cistoscopia que quedó programada para el día 15 de marzo de ese año.

La tolerante ingresó en el Hospital de SegurCaixa Adeslas (Madrid) donde se realizó, bajo sedación, la cistoscopia con realización, al final, de RTU. Nadie le explicó a la tolerante los peligros de la prueba. La tolerante recibió al alta hospitalaria ese día pese a enseñar hematuria y malestar.

Durante los días siguientes al trámite diagnóstico la tolerante empezó a tener fiebre. Las llamadas al médico de Adeslas se sucedieron los próximos días sin ser citada para revisión.

La tolerante decidió asistir al Servicio de Urgencias del Hospital La Paz donde se realizó una ecografía abdominal que patentizó sepsis urinaria grave de bien difícil manejo secundaria a la RTU.

Inmediatamente fue ingresada en la Unidad de Reanimación y Cuidados Críticos de Adultos (REA) y se advirtió la presencia de una fístula vesicovaginal yatrógena, esto es, consecuencia de la RTU. La asistencia sanitaria se alargó a lo largo de meses y dejó graves consecuencias: fístula vesicovaginal, eventración abdominal, etcétera.

La tolerante muestra una incapacidad persistente total y un cuadro depresivo como consecuencia de estos sucesos. "Se aprecian visibles deficiencias en la información facilitada a la tolerante y, particularmente, al avisar de los peligros de la intervención", apunta la sentencia.

"Ni el informe del doctor ni el historial del centro hospitalario han informado de un rastreo posterior a la realización de la RTU, lo que señala desidia sabiendo las adversidades de la prueba, en el momento en que todos y cada uno de los peritos han informado en esa dirección", concluye.

Más información

Sentenciada una empresa aseguradora por las graves consecuencias a una tolerante tras una prueba de vejiga

Noticias de hoy más vistas