Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Sanidad abre expediente administrativo al médico de Colmenar por robo, pero seguirá en su puesto, confirma Escudero.

Sanidad abre expediente administrativo al médico de Colmenar por robo, pero seguirá en su puesto, confirma Escudero.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha explicado este martes que su departamento ha abierto expediente administrativo al médico detenido en Colmenar Viejo acusado de maltrato a su mujer y sus ocho hijos ante los indicios de sustracción de material del Hospital Gregorio Marañón y el facultativo seguirá en su puesto a no ser que el juez encargado de la investigación diga lo contrario.

Durante un acto en la Casa Encendida, el máximo responsable de la Sanidad madrileña ha indicado que la Consejería de Sanidad ha actuado a raíz de la investigación que ha realizado Guardia Civil sobre la posible sustracción de material del hospital y, "por lo tanto, se ha abierto un expediente administrativo" sobre esta cuestión.

En el registro de la vivienda se hallaron una gran cantidad de uniformes hospitalarios (batas, trajes de quirófano), material hospitalario (guantes, mascarillas, gasas, medicamentos), de los que en un primer momento no pudo acreditar su lícita procedencia por lo que se investiga al varón por un delito de hurto.

La Dirección General de Recursos Humanos y Relaciones Laborales de la Consejería de Sanidad ha anunciado que abrirá un expediente con designación de instructor por la supuesta sustracción de material sanitario.

En este sentido, Escudero ha indicado que la Consejería está colaborando con la Guardia Civil a ese nivel y dentro de sus competencias y del paraguas legislativo con el que cuenta. "No tenemos ninguna actuación más que esa por la posibilidad de haber sustraído material de nuestro hospital", ha reiterado.

El médico seguirá ejerciendo en el Hospital Gregorio Marañón tras haber sido puesto en libertad con medidas cautelares. "Es un proceso que está judicializado. Mientras que el juez no determine que actuemos en sentido contrario, él seguirá realizando sus funciones habituales, a menos que por parte del juez se pronuncie en sentido contrario", ha indicado el consejero.

El Hospital Gregorio Marañón colaborará activamente ante cualquier requerimiento judicial. Según fuentes de la Consejería de Sanidad, se encuentra a expensas del desarrollo de la instrucción del caso para adoptar las medidas oportunas en función de la legislación vigente.

La Guardia Civil detuvo al médico y a su mujer acusados de maltrato y de obligarlos a "malvivir" en una habitación, teniendo prohibido pisar el salón y eran castigados mediante maltrato físico o dejándolos a la intemperie en el patio de la vivienda.

El pasado 29 de marzo, bajo la dirección del titular del Juzgado de Instrucción nº1 de Colmenar Viejo, se registró el domicilio en el marco de una investigación articulada por el Equipo de Policía Judicial de Colmenar. En el mismo, participaron el Fiscal de Guardia, Agentes tutores de la Policía Local de Colmenar Viejo, Servicios Sociales y agentes del Equipo Mujer Menor (EMUME) de la Comandancia de Madrid.

La investigación se originó días antes a raíz de una denuncia donde se ponía en conocimiento unos presuntos malos tratos contra una menor de edad ocasionados por su progenitor.

A raíz de estos hechos se realizó un estudio pormenorizado del entorno familiar de la presunta víctima, contrastando también los datos con los agentes tutores de la Policía Local y Servicios Sociales de Colmenar Viejo.

Todo ello permitió descubrir que además de la joven había otros siete menores que también pudieran ser víctimas de violencia doméstica.

Los menores solían faltar constantemente a clase, siendo justificadas las ausencias escolares por el padre, que ejerce de médico en un hospital madrileño. Fue entonces cuando se establecieron vigilancias en las inmediaciones del domicilio familiar, donde las sospechas confirmaron los recelos de los investigadores.

La mujer de 44 años, que resultó detenida, es a su vez víctima de delito de violencia de género decretando cautelarmente el Juzgado una orden de alejamiento con respeto a su marido.

Tras presentar las pruebas oportunas al titular del Juzgado, ordenó la inmediata entrada y registro en el domicilio, donde se confirmaron todos los extremos.

La vivienda presentaba un estado de insalubridad en todas las dependencias a excepción del despacho del padre. De los dos baños existentes, solo uno de ellos era utilizado, encontrándose sucio y lleno de enseres.

La cocina presentaba un aspecto "deplorable", sin limpiar y en una situación higiénico sanitaria pésima. Se hallaron una gran cantidad de uniformes hospitalarios (batas, trajes de quirófano), material hospitalario (guantes, mascarillas, gasas, medicamentos), de los que en un primer momento no pudo acreditar su lícita procedencia por lo que se investiga al varón por un delito de hurto.

Tras el análisis de los vestigios y datos recabados en la investigación se pudo confirmar que los menores estaban en una "grave situación de desamparo" siendo víctimas de violencia doméstica.

A los progenitores detenidos se les atribuyen delitos de maltrato, contra los derechos y deberes familiares, obstrucción a la justicia. Además al varón también se le atribuyen delitos de violencia de género y hurto.

Ha sido retirada cautelarmente la Patria Potestad a los padres, los cuales tienen una orden de alejamiento impuesta con respecto a sus hijos.