Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Muerte de anciano por Covid en residencia madrileña bajo investigación judicial

Muerte de anciano por Covid en residencia madrileña bajo investigación judicial

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la decisión de cerrar una investigación sobre la muerte de un anciano por Covid en una residencia pública, siendo esta la vigésima causa que se archiva debido a la falta de pruebas de la comisión de delitos en relación con los protocolos de derivación de pacientes a hospitales durante la pandemia.

Según un auto al que tuvo acceso Europa Press, se rechazó un recurso presentado por la familia del fallecido contra la resolución que cerraba el caso judicial contra la residencia pública Adolfo Suárez en Madrid.

La denuncia fue presentada por la Fiscalía Provincial de Madrid contra la directora y médicos de la residencia Adolfo Suárez. El juzgado decidió archivar el caso al no encontrarse pruebas suficientes de los delitos de homicidio imprudente y omisión del deber de socorro que dieron origen a la investigación.

El recurrente alegó que las diligencias no solo no debieron cerrarse, sino que también se debería ampliar la investigación a "los responsables directos de la normativa administrativa que se dictó durante la pandemia para evitar el traslado de ciertos pacientes al hospital de referencia, considerándola temeraria, imprudente e inmoral".

En relación con el episodio específico del fallecimiento del anciano, se argumentó que el tratamiento no fue el mismo que se había aplicado en episodios anteriores en el hospital, y que no se activó el protocolo de interconsulta con el hospital de referencia.

La Sala de la Audiencia Provincial sostiene que se debe analizar si la muerte del paciente fue resultado de "alguna actuación negligente penalmente relevante de los denunciados", señalando que la pandemia afectó a gran parte del planeta, con consecuencias similares en muchos países, y que todos los responsables de los servicios sanitarios tuvieron que lidiar con una crisis sin precedentes.

El informe forense fue concluyente en cuanto a la ausencia de indicios de un delito de imprudencia profesional, y se determinó que el tratamiento y seguimiento en la residencia se ajustó a las normas médicas necesarias. La Sala argumenta que incluso si se hubiera derivado al hospital, el resultado habría sido el mismo debido a la alta tasa de mortalidad por Covid-19 en personas mayores con enfermedades asociadas en ese momento.

Los magistrados destacan que no hay pruebas que respalden la idea de que el traslado al hospital habría evitado el fallecimiento, ni que una interconsulta habría cambiado el resultado. Por lo tanto, se confirma el sobreseimiento de los cargos por homicidio.

En cuanto al delito de omisión de socorro, la Sala argumenta que no hay pruebas de abandono de pacientes sin tratamiento o seguimiento médico que haya contribuido al fallecimiento. Por lo tanto, se reafirma la decisión de cerrar la causa en base a los informes presentados.