• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

Mucho más de 24 h achicando agua: del río en la M-30 a la liberación de la carretera

img

La explosión de la tubería en la confluencia de la glorieta del Marqués de Vadillo con Antonio Leyva sacó al exterior mucho más de seis millones de litros de agua que forzó a decenas y decenas de dotaciones de Bomberos, obreros de Selur, Calle 30 y del Canal de Isabel II a moverse al sitio para supervisar el gran vertido. El agua inundó las calles desde las 2.20 horas de la madrugada de ayer y los trabajos de saneamiento se alargaron a lo largo de mucho más de un día. Al cierre de esta edición, la previsión del Ayuntamiento de Madrid era que el ramal de la M-30 que transporta a Pirámides y a la A-5, la región donde mucho más agua se amontonó, se libere esta mañana y recupere la normalidad, tras el drenaje y la limpieza del barro en el asfalto, que se requiere para eludir que se generase cualquier incidente de tráfico.

El túnel, al lado de la vía donde se causó la rotura, fue el primordial perjudicado por la inundación y se transformó en una gran balsa de sobra de cien metros de extensión y 2 metros y medio de altura en el agua. «Había un río», ha dicho el supervisor de guarda de Bomberos, con en comparación con instante en que llegaron al enclave.

La rotura del tubo de 500 milímetros de diámetro, de la que en este momento se estudian las causas, no afectó a ningún inmueble. Según el Canal de Isabel II fue «casual». «Hemos inspeccionado todos las edificaciones próximos para corroborar que por ahora no hay ningún inconveniente estructural por el viable lavado de tierras», explicó un supervisor del Cuerpo. Tras hallar que el agua bajase, proseguirán haciendo un trabajo para valorar el tamaño del socavón y del lavado. «No semeja que vaya perjudicar a ninguna vivienda», confió el supervisor, dando calma a todos y cada uno de los habitantes. La calle no va a estar operativa hasta su evaluación y la instalación del nuevo asfalto.

Once horas fue lo que tardaron en remover el agua del resto vías perjudicadas y reabrirlas al tráfico: General Ricardos, el túnel baipás sur de la M-30 en sentido la A-3 y la calle de Antonio López, que forzó a desviar a los automóviles por el Nudo Sur.

La incidencia provocó esenciales retenciones en la M-30 en hora punta. Hubo, según desveló la vicealcaldesa Begoña Villacís, 2 km de retenciones entre la región del Palacio de la Moncloa y Marqués de Monistrol.

Reabren el baipás sur de la M-30, sentido A-3, las calles de Antonio López y General Ricardos, el ingreso desde Marqués de Vadillo al túnel y la M-30 en sentido Nudo Sur, pero continúan los cortes en el ingreso desde la M-30 en sentido Pirámides y el ingreso que va hacia la calzada interior de la A-5, aparte de la calle Antonio Leyva

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) asimismo desvió múltiples de las líneas de buses: la 23, 34, 35, 116, 118 y 119. Metro de Madrid fue el único medio de transporte que no padeció modificaciones.

Más información

Mucho más de 24 h achicando agua: del río en la M-30 a la liberación de la carretera