• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

Los pequeños de San Ildefonso rematan los ensayos para el Sorteo entre risas y nervios: "Canté el Gordo y se me fue la voz"

img

Los pequeños y pequeñas de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid, que participarán en el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad de 2022, están haciendo los últimos ensayos entre risas y nervios a fin de que no haya ningún "mínimo fallo" el próximo 22 de diciembre en el Teatro Real.

"En el momento en que vi el número no me imaginaba 4 millones de euros y también iba a decir 4 euros, entonces reflexioné y en el momento en que lo canté me puse a vocear y se me fue ahora la voz", ha señalado a Europa Press Paula, que el año pasado cantó el primer premio de la Lotería de Navidad, si bien no piensa que lo vuelva a cantar esta vez: "No hay tanta suerte. ¡Ahora quisiese yo!".

Tras cantar el Gordo, la pequeña de 12 años se sintió "feliz" por el hecho de que era "fundamental" tras haber ensayado "bastante tiempo". "Me felicitaron, me afirmaron que realmente bien, mi familia se alegró bastante. Tuve que ver un par de veces la bola pues si no hubiese dicho 4 euros o 4 céntimos", ha recordado.

Los pequeños y pequeñas de San Ildefonso, cuyas edades de los que participarán en la Lotería entienden desde los ocho hasta los catorce años, han comenzado a elaborar el Sorteo, en el que participarán cantando y sacando bolas una quincena de ellos, a fines de octubre. Desde entonces, han ensayado tres o 4 ocasiones a la semana unos 15 o 20 minutos, un tiempo en el que los institucionales se entretienen llevando a la práctica por parejas.

"A ocasiones nos reímos por el hecho de que tengo un compañero que es muy jocoso", dijo Paula, quien por ahora no posee nervios en tanto que esa sensación le llega el día antes de la clásico cita al irse a reposar: "El año pasado no dormí nada y ahora el 22 vienen los nervios por la multitud que lo ve".

Si bien ha remarcado que deben estar "alerta" a lo largo de los ensayos pues al "mínimo fallo" se tienen la posibilidad de confundir, Elías, que participó un par de veces en el Sorteo de Navidad cantando tres premios destacables (1.250.000 euros, 200.000 euros y 60.000 euros), ha asegurado que se entretienen.

"El día 21 vas al Sorteo para realizar un ensayo y andas relajado por el hecho de que lo hiciste en más de una ocasión. Si es tu primera oportunidad te pones inquieto si hay muchas personas, pero si ahora andas habituado no te pones inquieto", ha contado el joven.

A lo largo de uno de sus ensayos, los pequeños y pequeñas enseñaron sus ganas de cantar el Gordo el próximo 22 de diciembre. "Sentiría mucha emoción si lo canto, mi mamá desea que cante el Gordo y hasta a ella le entra emoción de que yo lo cante", dijo a Europa Press Natalia, de once años.

Hace un par de años, según ha recordado Jessica, de 12 años, una mujer premiada con el Gordo logró regalos a los que habían participado en el Sorteo. "Me brindaron una bicicleta, a otros un patinete o lo que eligieron. A ocasiones hay gente que nos dan regalos en el momento en que les toca", ha festejado la pequeña, que está "bastante inquieta" antes de confrontar a su segundo Sorteo: "Estoy inquieta pues el año pasado no canté y este año sí voy a cantar".

Otra de las pequeñas ha asegurado que le agrada cantar a fin de que toquen premios y que la multitud se alegre y la "vida sea una fantasía", si bien en los ensayos en ocasiones pierdan "la voz". "Me da lo mismo cantar cualquier premio, pero si canto los 4 millones estaría bien por el hecho de que es el premio mucho más gordito, el mucho más grande de la Lotería", ha subrayado la joven de once años.

"NO ESTÁ BIEN CHULEARSE" SI TE TOCA EL GORDO

A Elisabet le agradaría que a esos que resulten premiados con el Gordo la primera cosa que hagan sea decírselo a su familia a fin de que se ilusionen y compartirlo con ellos, si bien ha lamentado que "lo que hacen siempre y en todo momento es chulearse" y eso, a su juicio, "no está bien".

Para eludir los nervios, los pequeños y pequeñas de San Ildefonso procuran imaginar "que no hay gente" y ensayan cantando "de forma particular" en el momento en que sale un premio. "Te enfocas en ti misma y ahora está", ha apuntado una de ellas.

En los ensayos, los pequeños reciben los consejos de Chema García, educador de la Residencia de San Ildefonso, que les contribuye a regularse por el hecho de que deben estar "todo el tiempo bailando", algo que "necesita cambiar bastante" en tanto que el que canta el número debe ver que el que saca el premio no posee un premio mayor, con lo que deben meter la bola en el alambre con la seguridad de que no hay premio. "Debemos confirmarnos de que el que saca el número mira asimismo bien el premio", ha precisado.

EL TEATRO REAL, UN ESCENARIO "ENORME" QUE "IMPONE BASTANTE"

Los pequeños "tienen experiencia" pues hacen el resto de sorteos del año, con lo que "ahora están curtidos" en estar en oposición al público y enfrente de las cámaras, si bien el día 22 de diciembre es, según ha recalcado el educador, "particular" pues el Teatro Real "impone bastante" y el ámbito "es colosal".

"No es necesario decirles varias cosas, sencillamente les animamos, que vean el lado positivo, que no se preocupen. Están supercontentos pues frecuentemente va su familia, les ven por la tele, están contentos, les agrada bastante", ha contado García sobre las experiencias que tienen los pequeños antes de un día tan particular.

El educador, más que nada con esos que son nuevos, debe argumentar bien "el soniquete" para cantar bien los números, tal como las activas para leer bien, ofrecerle la vuelta a la bola y meterla del revés. Además, desde la pandemia no van los 2 pequeños al unísono al alambre, con lo que primero va uno y en el momento en que se quita va el otro "para no estar bastante juntos".

Para ser elegidos para formar parte en el Sorteo de Navidad, los pequeños deben entender leer bien los números, "que no se líen", tener buena dicción y una voz "habitual". "No es necesario que sepan cantar música pero sí que lo comenten bien con el soniquete y que los 2 compañeros tengan una voz similar", ha comentado el educador.

Más información

Los pequeños de San Ildefonso rematan los ensayos para el Sorteo entre risas y nervios: "Canté el Gordo y se me fue la voz"