• miércoles 8 de febrero del 2023
728 x 90

Los madrileños eligen por regresar a los disfraces tradicionales de vampiro, hechicera o esqueleto para festejar Halloween

img


MADRID, 30 Oct.

Los madrileños eligieron por regresar a los disfraces tradicionales de vampiro, de hechicera o de esqueleto para festejar la festividad de Halloween este año.

Así lo ha movido la dueña de la tienda de disfraces Barullo, Carolina Céspedes, a Europa Press, quien indicó que como este año no hubo "ninguna película que haya pegado fuerte como otros años", sus clientes del servicio han vuelto a los disfraces "de siempre".

"Otros años hubo películas y series que han pegado mucho, como 'IT' o 'La Casa de Papel', pero este año no y han vuelto a los disfraces tradicionales de esqueleto, vampiro y hechicera", aseguró Céspedes.

También ha señalado el incremento de clientes del servicio que procuran obtener disfraces religiosos de monja y de cura. "También para los pequeños pues varias personas no festejan Halloween sino más bien el Día de Todos los Santos, y entonces adquieren disfraces de ángeles o de pastores para festejarlo", ha detallado.

En cuanto a las ventas en su tienda, Céspedes ha reconocido que han incrementado en comparación a los precedentes años, donde aún había limitaciones gracias a la pandemia.

"Las ventas están yendo realmente bien, se aprecia que la pandemia está bajo control y que la multitud tiene muchas ganas de celebración. Hemos tenido bastantes ventas y se ha sentido un desarrollo en relación a otros años", ha subrayado.

La responsable de la tienda de Los Caprichos de Goya, Eva Benoliel, explicó que este año han sentido un cambio en el género de peticiones que denuncian los clientes del servicio.

"Los disfraces de terror no han vendido tanto y se han favorito obtener composiciones de disfraces tradicionales, como el de cowboy, con complementos de temor como máscaras de hockey o colmillos de vampiro", ha incidido.

También ha sentido un aumento en la venta de sombreros de hechicera, de bastante maquillaje, como las cicatrices artificiales, y en todo lo relacionado a hacer un disfraz propio. "En ocasiones sencillamente visten habitual pero llevan complementos en la cara, como lesiones o sangre artificial", ha añadido.

En cuanto a las ventas, Benoliel ha sentido que los clientes del servicio han comprado "considerablemente más complementos que otros años" y que la cosa
"está animada". "Los clientes del servicio desean celebración, desean descuidarse de lo que hemos vivido y de ahí que su forma de pensar es que en la actualidad cualquier fundamento es bueno para festejar", ha concluido.

Más información

Los madrileños eligen por regresar a los disfraces tradicionales de vampiro, hechicera o esqueleto para festejar Halloween