• lunes 26 de septiembre del 2022
728 x 90

Las selecciones del ICAM de diciembre confrontarán a 2 corrientes de la Abogacía

img

Entre los futuros aspirantes, aparecen los presentes miembros del congreso de los diputados de la Junta Raúl Ochoa y Juango Ospina

MADRID, 25 Jul.

La carrera electoral al decanato del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM) comienza a calentar motores con únicamente una candidatura oficial para regentar la institución colegial pero con carices de transformarse en una guerra por lograr la Junta de Gobierno que confrontará a 2 corrientes de la Abogacía madrileña.

El de hoy decano José María Alonso aún no anunció su predisposición a revalidar su cargo y no lo va a hacer hasta el momento en que se convoquen de manera oficial los próximos comicios, según ha comentado a la prensa en múltiples oportunidades.

Entre los futuros solicitantes a decano aparecen 2 miembros del congreso de los diputados de la Junta de Gobierno, Raúl Ochoa y Juango Ospina, del despacho Ospina Abogados. También suena el nombre del catedrático y letrado penalista Nicolás González-Cuéllar, excandidato en las precedentes selecciones y cara aparente del movimiento Ahora Abogacía.

Esta interfaz ha arrancado fuerte a pocos meses de las selecciones y intenta movilizar a los letrados para elaborar "proposiciones de modernización y cambio en la Abogacía madrileña".

Por corroborar está si se muestra la Asociación Libre de Abogadas y Abogados (ALA) de Madrid, que sí ha concurrido en las precedentes convocatorias electorales.

El único candidato oficial por el momento es el letrado Raúl Ochoa, quien coincidiendo con su aviso de candidatura fue retirado del departamento de Formación del ICAM. Desde el Colegio insistieron en que su cese no se encontraba relacionado con su aviso.

Por en este momento, Juango Ospina no hizo oficial su intención de enseñar una candidatura, "una resolución de futuro", afirma el letrado a Europa Press, que va a tomar "con consenso y intención" en labras a profundidzar en "un emprendimiento que ilusione a los agremiados y optimize la Abogacía".

Según Ospina, "la Abogacía de los negocios, esto es, la que representa a los enormes despachos, responde a una situación indiscutible de nuestro colectivo, de la misma lo hacen los jóvenes o el Turno de Oficio".

Por ello, cree que "la clave de prosperar el futuro de la profesión va a estar en juntar fuerzas en frente de nuestros reales contrincantes que son la ofensa al derecho de defensa, falta de medios o la horrible inseguridad jurídica donde se vive entre otros inconvenientes que habría que emprender, pero más que nada que el futuro decano, sea quien sea, tenga verídica intención de cambio".

Las selecciones para escoger al nuevo decano y a la Junta de Gobierno se convocarán tras el verano y en este momento los futuros aspirantes buscan a quiénes integrarán sus listas electorales.

Se prevé una campaña dura que encarará de forma previsible a 2 enormes bloques de la Abogacía: la clásico, con el acompañamiento de varios de los enormes despachos establecidos en Madrid; y la que intenta regenerar y actualizar el Colegio, formada por una corriente de jóvenes abogados que aspiran a que sus reivindicaciones se vean cumplidas por una exclusiva dirección que aporte aires mucho más modernos a la institución.

José María Alonso va a llegar a la carrera electoral, caso de que se presente como candidato, con una aceptable administración a sus espaldas que cierra con el éxito en la celebración del 425 aniversario del ICAM, cuyo acto de apertura contó con la presencia del Rey Felipe VI y que sirvió para reivindicar la aportación de España al Derecho en todo el mundo.

El decano indudablemente fué un portaestandarte en la pelea por hallar el pago por mes de los honorarios a los 5.300 abogados que prestan el servicio del Turno de Oficio y por la actualización de los baremos, que considera habitualmente "miserables".

Entre otros logros de su legislatura, resaltan los visibles adelantos logrados en temas de igualdad tanto con la aprobación y ejecución del vanguardista Plan de Igualdad del ICAM como con los sacrificios completados externamente para promover la igualdad eficaz en todo el ámbito legal, culminados de manera simbólica con el cambio de denominación.

Otro de sus legados es el haber puesto las bases para impulsar el tránsito a la Abogacía del siglo XXI a través por servirnos de un ejemplo de la creación de nuevos espacios de trabajo compartido, como Espacio Abogacía, o el ingreso colectivo a las mejores bases de datos jurídicas del mercado y a los sistemas mucho más avanzados de administración del conocimiento.

El ámbito mucho más joven de la Abogacía es crítico con la presunta falta de transparencia en la presente Junta de Gobierno y la sepa de una figura de representante del Colegio que ayuda de link con los medios.

Una de las promesas de la presente Junta directiva del ICAM era establecer el voto por medios electrónicos, telemáticos o informáticos, para promover la participación en los próximos comicios. Pese a ello, los letrados no van a tener esta alternativa para ejercer su derecho de voto en las selecciones.

El futuro voto de los abogados jóvenes va a estar marcado de forma previsible por la posición que tome la Agrupación de Jóvenes Abogados (AJA), dirigida por el letrado Alberto Cabello. En una de sus recientes intervenciones, Cabello ha solicitado "salvar el estatuto del becario que transporta olvidado y cogiendo polvo en el cajón mucho más de un año".

Más información

Las selecciones del ICAM de diciembre confrontarán a 2 corrientes de la Abogacía