• miércoles 8 de febrero del 2023
728 x 90

La huelga en Atención Primaria enfrenta su quinta semana: "Si desean médicos arrodillados, no lo van a hallar"

img

MADRID, 18 Dic.

La huelga de médicos y pediatras de Atención Primaria enfrenta este lunes su quinta semana con la Consejería y el comité enrocados en sus respectivas posiciones y sin cita fijada en el calendario para retomar las negociaciones que logren llevar a un convenio para terminar a los paros tras el encierro en la última cita.

Coincidiendo con el primer mes de los paros, los prácticamente 5.000 médicos y pediatras en huelga están llamados el próximo miércoles, día 21, a una exclusiva marcha de queja que discurrirá entre la Dirección General del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), en la calle Sagasta, hasta la Puerta del Sol, donde está la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.

"Si desean médicos arrodillados, no lo van a hallar, ni este gobierno ni ningún otro de otro color político", ha subrayado Ángela Hernández, asesora general de Amyts, sindicato convocante de la huelga, a lo largo de una exclusiva concentración en frente de la Consejería de Hacienda que dirige Javier Fernández-Lasquetty.

La última asamblea entre las dos partes, el pasado jueves, día 15, acabó con diez integrantes del comité de huelga encerrados en la Dirección General de Recursos Humanos del Sermas, una situación que llevó a los causantes de la Consejería de Sanidad presentes a dejar la mesa para la negociación.

Un encierro que duró 36 horas a lo largo del que el comité de huelga demandó un interlocutor con aptitud para acordar y sugerir resoluciones para la Atención Primaria frente "los incumplimientos" por la parte de la Consejería de Sanidad, que protege que los interlocutores designados son los ideales.

Para el comité de huelga, "los que no desean negociar ni tienen intención política" son los causantes de la Comunidad de Madrid, a la que ha recordado que sus "tácticas déspotas, partidistas, electoralistas son un revulsivo a fin de que la multitud desee seguir con esta huelga".

Así, ha apuntado que en prácticamente un mes de huelga, ni la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ni el asesor de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ni el titular de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, se han dignado a mostrarse en ninguna de las asambleas que hubo.

Además, la representante del sindicato médico Amyts ha criticado en especial a la directiva general de Recursos Humanos del Sermas, Raquel Sampedro, a la que ha reprochado que no haber tratado al comité de huelga con "humanidad". "Si yo fuera ella, observando como intentó a personas que son sus interlocutores en una negociación, sin duda presentaría mi dimisión", ha subrayado.

Así, explicó que el comité de huelga decidió dejar el encierro iniciado 36 horas antes a solicitud de los "compañeros" y una vez que la directiva general de Recursos Humanos se hubiese marchado de fin de semana sin no dignarse a despedirse de los encerrados. "Es un tema de educación y de humanidad", explicó.

Según ha contado, los compañeros solicitaron que no alargaran mucho más "ese padecimiento y también indignidad de reposar en el suelo y que no nos dejaran pasar comida" y les hicieron sentir "que éramos mucho más útiles fuera que irnos desgastando y ofrecer una imagen de indignidad".

"Hicimos ahora todo cuanto se nos ocurrió para parar esto pues entendemos lo bien difícil que es para los médicos y pediatras que pierden dinero, y todo lo mencionado es por los pacientes por el hecho de que si esto prosigue de esta manera y siguen marchándose lo que nos encontramos poniendo bajo riesgo es nuestra persistencia de la Atención Primaria y eso es lo que sí o sí no nos tenemos la posibilidad de aceptar", ha destacado.

La representante del comité de huelga ha insistido en la necesidad de un interlocutor válido que deje recobrar la seguridad perdida por los incumplimientos del Ejecutivo madrileño y sugerir un deber inversor para terminar con la sobrecarga que padecen los expertos.

"Contamos la firma de la directiva general de Recursos Humanos del Servicio Madrileño de Salud en los pactos de salida de septiembre de huelga de 2020 pero entonces a ella le es suficiente con reiterar constantemente que aquello no lo ha podido cumplir por el hecho de que Hacienda no dio su comunica conveniente", ha argumentado para justificar que haya representantes por lo menos de la Consejería de Sanidad y de la Consejería de Hacienda, o en su defecto, alguien de la Comunidad de Madrid, en las negociaciones.

En cuanto a las cuestiones de fondo, ha insistido en que son exactamente las mismas desde el comienzo: "recobrar la seguridad y que se cumplan los pactos infringidos y la restricción en las agendas a fin de que logren atender bien pero con garantías de qué pasará con el tolerante 35".

El comité de huelga había planteado horas antes como condición para recobrar la seguridad y desconvocar los paros para los prácticamente 5.000 expertos que la Consejería de Sanidad pusiese sobre la mesa para la negociación 42 millones de euros, 12 para contemplar el pago del turno de tarde y el resto para complementos económicos. A partir de esta medida, demandan el aumento del presupuesto de Atención Primaria, hasta lograr el 25% del total de la inversión sanitaria, aparte de asegurar los tiempos de agenda que dejen una atención de calidad.

Desde el Gobierno madrileño, se ten en cuenta que en el Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria se contempla un aumento de 3.800 euros por año y 3.300 para pediatras. "Se ha adelantado, se les ha brindado resoluciones en todas y cada una ellas y si volvemos a eso seguramente va a haber comprensión", defendió Escudero este viernes.

"A nosotros nos da lo mismo el género de administración si se está administrando bien y requerimos mucho más medios y pediatras. Que respondan a esto y no a si somos de Amyts o cirujanos o somos liberados sindicales", ha zanjado.

Más información

La huelga en Atención Primaria enfrenta su quinta semana: "Si desean médicos arrodillados, no lo van a hallar"