• viernes 07 de octubre del 2022
728 x 90

La cuidadora de la tía de Luis Lorenzo cuenta al juez de qué manera pasó de "estar bien a estar mal" tras instalarse en Rivas

img

MADRID, 15 Jun.

La cuidadora de María Isabel Asunción, la anciana presuntamente envenenada por su sobrina y el actor Luis Lorenzo, habría contado a la jueza que inspecciona la situacion de qué manera se causó un empeoramiento en su salud desde el instante en que se instala en Rivas Vacimadrid al lado del matrimonio y sus hijos, falleciendo meses después.

Ana Elizabeth ha comparecido en los juzgados de Arganda del Rey a lo largo de múltiples horas frente a la jueza de Instrucción número 9 de este partido judicial. La jueza inspecciona al actor y a su pareja Arantxa Palomino por el supuesto homicidio de la anciana de 85 años.

El próximo viernes, la jueza festejará una vista con los investigados para elegir sobre si ingresan en prisión a instancias de la acusación especial que representa a la familia de la anciana.

La pareja fue detenida por la Guardia Civil a causa de una demanda del hermano de la víctima. El denunciante ha ratificado esta mañana la acusación contra sus familiares, a quienes culpa del supuesto homicidio de Isabel para hacerse con su herencia esgrimiendo que en el momento en que se encontraba en Grado no tenía ninguna nosología salvo una sordera y cataratas.

El relato de la cuidadora es clave para entender el estado de salud en el que estaba la mujer tras instalarse en el tercer mes del año de 2021 en la vivienda del matrimonio. Isabel murió meses después, el 28 de junio de 2021.

La autopsia establece que murió por "una intoxicación aguada" de metales pesados; cadmio y manganeso. Recientemente, el fiscal ha pedido un nuevo informe forense para saber con precisión la causa de la desaparición.

Tras finalizar la declaración, entre los abogados de la familia ha subrayado que el relato de la persona contratada para los cuidados de la mujer fué "inconsistente" con relación a sus primeras manifestaciones en las que charlaba de una situación de dejadez hacia la anciana, a quien se le habría diagnosticado en aquellas datas una demencia.

En el sumario consta una trascripción de un audio de esta persona el 6 de junio de 2021 en el que se quejaba de la desatención de la sobrina al tener piojos la mujer, señalando entonces que se encontraba ingresada tras ir al notario, donde a Arantxa le denegaron ofrecer papeles de transferencia de poderes por su estado deplorable. En otra de las visitas, logró ese poder notarial para lograr poder ingresar a las cuentas de la fallecida, quien tenía unos 60.000 euros y cobraba una pensión de unos 900 euros.

"La mujer cuenta su trabajo en esa vivienda. Si un individuo no posee pañales, tiene piojos, si un individuo va en silla de ruedas y antes no tenía inconvenientes, son ocasiones que nosotros observamos consecuencia de algo", ha subrayado el letrado.

La testigo asimismo habría señalado a cuestiones de la jueza y los abogados la medicación que se daba a María Isabel y donde Arantxa "semeja que se encontraba ahí", según ha recalcado el letrado sin estimar ofrecer aspecto del contenido del interrogatorio.

Según consta en el informe de autopsia, a los forenses les llamó la atención la existencia de hasta 4 géneros de psicofármacos, de los que 2 estarían precriptos.

"La mujer charla de una situación que salió cambiando. Tenemos una señora que el día de marzo se encontraba en Asturias, que vivía sola, que era autónoma, que salía, que tenía un huerto, se hacía la comida y meses después resulta que no ha podido, dando datos objetivos, no realizar un poder por la situación mental que tenía y no era consciente. Esa evolución no es habitual", indicó.

A cuestiones sobre si la responsable de cuidar de la mujer apreció algo extraño con relación a un supuesto intoxicación, el letrado ha insistido en que la cuidadora "ni vio ni dejo de ver", sino se habla "del empeoramiento de un individuo que pasa de estar bien a estar mal", ha reseñado.

En el sumario consta una trascripción de un audio de esta persona el 6 de junio de 2021 en el que se protesta de la desatención de la sobrina al tener piojos la mujer, señalando que está ingresada tras ir al notario, donde a Arantxa le deniegan ofrecer papeles de transferencia de poderes por su estado deplorable.

En otro punto se recopila el testimonio de otro cuidador que comentaba que la mujer no tenía elementos para asearse ni pañales ni esponjas a fin de que se la pudiese lavar.

Más información

La cuidadora de la tía de Luis Lorenzo cuenta al juez de qué manera pasó de "estar bien a estar mal" tras instalarse en Rivas