Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

La comunidad se prepara para recomendar el uso de mascarillas, tras la confirmación de dos semanas consecutivas de disminución de casos.

La comunidad se prepara para recomendar el uso de mascarillas, tras la confirmación de dos semanas consecutivas de disminución de casos.

La Comunidad de Madrid ha registrado por segunda semana consecutiva una disminución en los casos de gripe, alcanzando una incidencia de 81,3 casos por cada 100.000 habitantes. Ante esta tendencia a la baja, se está trabajando en una orden para que el uso de mascarillas en centros de salud y hospitales pase de ser obligatorio a una recomendación.

La consejera de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Fátima Matute, ha confirmado esta disminución a través de un vídeo en redes sociales. En comparación con la semana previa, donde se registraron 159 casos, y la anterior, con 177 casos, el descenso es evidente.

En base a esta mejora, el Gobierno regional se encuentra elaborando una orden en la que el uso de mascarillas no sea obligatorio en centros de salud y hospitales, siguiendo los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad.

Es importante destacar que la consejera ha dejado claro que no existe un estado de emergencia ni alerta de salud pública que justifique esta medida. De hecho, la ha calificado de "improvisada".

"En la Comunidad de Madrid seguimos educando en la responsabilidad y no alarmamos a la población, ya que esta epidemia de gripe ha sido incluso menos grave que en años anteriores, sin un aumento en la tasa de mortalidad o ingresos hospitalarios", ha enfatizado Matute.

Asimismo, ha resaltado que el uso obligatorio de mascarillas no ha influido en la disminución de la incidencia de gripe en la región, ya que esta tendencia a la baja se observaba incluso antes de esta medida. Por lo tanto, se solicita que se tomen medidas adecuadas y planificadas con anticipación para futuras epidemias de gripe, sin improvisaciones ni imposiciones que generen alarma innecesaria.

En conclusión, la Comunidad de Madrid continúa trabajando para garantizar la salud de sus ciudadanos, promoviendo la responsabilidad individual y tomando medidas basadas en evidencia y criterios establecidos por expertos en salud pública.