• viernes 02 de diciembre del 2022
728 x 90

La Batalla Naval de Vallecas vuelve en su 40 edición mojándose "por el Barrio" como defensa de lo colectivo

img

MADRID, 17 Jul.

La Batalla Naval de Vallecas ha regresado este domingo para festejar sus 40 años de vida reivindicativa y lúdica mojándose "por el Barrio, con mayúscula", en defensa de lo colectivo en frente de lo individual.

'Mójate por el Barrio' es el lema del año vigente. Supone regresar a "entre los activos mucho más poderosos de Vallecas", allí "donde se tejes redes de acompañamiento mutuo y se socializan las reivindicaciones".

"El Barrio acoge, vertebra, integra, une. Esa esencia está en la inauguración de un Puerto de Mar en 1982. Reivindicar el origen puede parecer insignificante pero no es de este modo: es tan esencial que vale la pena recordarlo 40 años después", enseña la Cofradía Marinera vallecana en sus comunidades.

Este año la Batalla Naval se 'cocina' de manera colectiva, tal es así que pidieron acompañamiento a otros colectivos vallecanos. Lo hacen demandando "cultura de cercanía, deporte de vecindario, la juventud del distrito, la red de acompañamiento, la optimización de los servicios públicos en oposición al abandono o la privatización, la autogestión de espacios recuperados como el CSO La Atalaya o las fiestas autogestionadas".

La pandemia dejó la Batalla Naval en dique seco pero los vallecanos y vallecanas se prosiguieron 'mojando' desde sus balcones y con una venta de camisetas caritativa destinada a las redes de acompañamiento.

En la edición 38, la Batalla Naval de Vallecas se mojó contra el cambio climático. En 2018 lo logró por la derogación de la Ley Mordaza y el verano previo por el derecho al asilo.

Fue en 1982 en el momento en que de manera simbólica el mar llegó a Vallecas con su Batalla Naval, que con los años se convirtió en entre las señales de identidad de este punto de La capital española. Como comentan desde la Cofrafía, organizadora de la Batalla, a un conjunto de jóvenes que participaban en las Fiestas del Carmen se les ocurrió batallar el calor echando mano de las bocas de riego del bulevar.

De este baño improvisado brotó la reivindicación del 'Puerto de mar para Vallekas'. Un año después se festejó ese soñado puerto de mar, en el que participaron mucho más de 3.000 vallecanos y vallecanas.

Pero Vallecas no en todos los casos lo tuvo simple y la 'ley seca', a través de el cierre de las bocas de riego por la parte de la Junta, asimismo llegó a este puerto de mar. Desde 1991 hasta el año 2000 los inconvenientes se sucedieron. El primordial escollo es que no se establecía un espacio delimitado para festejar la Batalla Naval.

La 'sequía' forzó asimismo a ofrecerle una vuelta a la iniciativa de la guerra Naval. Por eso en 1993 se optó por la espuma y un par de años después por el agua reciclada.

En el año 2000 nació la Cofradía Vallekana, dentro por 36 organizaciones y colectivos de Vallecas que se hacen cargo de la organización de la celebración.

Más información

La Batalla Naval de Vallecas vuelve en su 40 edición mojándose "por el Barrio" como defensa de lo colectivo

Noticias de hoy más vistas