Justicia ratifica sentencia a pareja que explotó a migrante nigeriana en Madrid después de someterla a rituales y solicitar refugio en España.

Justicia ratifica sentencia a pareja que explotó a migrante nigeriana en Madrid después de someterla a rituales y solicitar refugio en España.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha confirmado la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Madrid que condenaba a un matrimonio a 8 años de cárcel cada uno por prostituir a una chica traída de Nigeria. La condena se basa en el hecho de que, después de obtener el asilo para la víctima en España, la obligaron a prostituirse todos los días para pagar una supuesta deuda de 25.000€ y la amenazaron con rituales de vudú.

Según los hechos probados, la víctima fue captada en Nigeria en 2016, aprovechando su difícil situación económica y de convivencia familiar. La mujer fue inicialmente engañada con la promesa de trabajar como niñera en España, pero finalmente se vio obligada a realizar trabajos sexuales. Para someterla psicológicamente a pagar la deuda y evitar que recaiga en su familia, los miembros del matrimonio la sometieron a un ritual de vudú consistente en comer un hígado de gallina y beber alcohol.

Después de este ritual, la chica fue trasladada a las costas de Libia y posteriormente ingresó a Europa a través de una embarcación ilegal hasta Italia, donde fue rescatada por las autoridades italianas. Desde allí, fue llevada en coche hasta el centro de Madrid, donde permaneció sentada en un banco hasta que otro miembro de la organización la recogió y la llevó a una casa en Getafe.

Una vez en España, los captores obligaron a la víctima a solicitar protección internacional de asilo ante las autoridades españolas, entregando documentación e identidad falsa proporcionada por los condenados. Con este documento, la víctima fue trasladada a distintas ciudades de España para ejercer la prostitución. En Madrid, trabajaba en el polígono Marconi desde las 19 o 20 horas hasta las 10 horas del día siguiente.

La chica estaba obligada a entregar todo el dinero que recaudaba a este matrimonio, quienes se apropiaron de más de 4.000 euros. Además de pagar la supuesta deuda de 25.000 euros por su traslado a España, también tenía que abonar 220 euros al mes por el alquiler del piso y la manutención. A pesar de estar bajo vigilancia y no poder salir sola de casa, la joven logró escapar mientras su captora iba a la iglesia y denunció los hechos a la Policía a finales de 2017.

El matrimonio que la custodiaba, un hombre y una mujer nigerianos de mediana edad, fueron detenidos y acusados de trata de seres humanos con fines de explotación sexual y favorecimiento de la inmigración clandestina. En el juicio, fueron condenados a 7 años de prisión por un delito de trata de seres humanos y a un año de cárcel por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros por inmigración ilegal. Además, se les impuso una indemnización de casi 30.000 euros por daños morales y el dinero que le quitaron a la víctima.

Los condenados interpusieron un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, pero este ha ratificado la sentencia de la Audiencia Provincial, aceptando íntegramente los hechos probados. De esta manera, el matrimonio tendrá que cumplir la condena de 8 años de prisión por prostituir a la chica traída de Nigeria.

Tags

Categoría

Madrid