• lunes 26 de septiembre del 2022
728 x 90

ÍDEM, en el momento en que se rompe la barrera entre el artista y el espectador

img

Ahora está en marcha la edición nueva del Festival Internacional de Artes Escénicas ÍDEM, una excitante cita que hasta el 30 de septiembre reúne una serie trabajos de todo el mundo que provocan un encontronazo popular y político, «abordando temas como los cuidados, la red social, el planeta sensorial, la travesía, la discapacidad, el acercamiento entre los cuerpos y sus posicionamientos».

Este acontecimiento, entre los proyectos simbólicos de La Casa Encendida que, con periodicidad de forma anual, se festeja en el mes de septiembre, es un descendiente directo y evolucionado del Festival de Artes Escénicas y Discapacidad que se festejó entre 2002 y 2013, y que asimismo fue vanguardista en su género, ayudando a la expansión y la profesionalización de artistas y desarolladores con variedad servible.

En su décima edición, y por medio de formatos distintas —performance, instalaciones, talleres, piezas de vídeo, reportaje, danza o proyectos escénicos por medio de elementos—, el festival ofrece hacer un espacio de escucha y cuidados, donde predomine la reflexión entre ciudadanía, público y artistas que proceden de países como Brasil, Zimbabue, Argentina, Uruguay, Bélgica, Chile, Italia, Austria o España.

El artista brasileiro Jonathas de Andrade, gerente del pabellón de Brasil en la Bienal de Venecia del año vigente, y Nora Chipaumire (Zimbabue) inauguran el festival con 2 videoinstalaciones que se detallan por vez primera en España. 'Olho da Rua' es un trabajo rodado en un par de días con cien personas sin hogar; un poderoso testimonio del Brasil contemporáneo, con su rico multiculturalismo y sus desigualdades estructurales. Y 'Arias. Nehanda' es un trabajo que da un giro cerca de los efectos de la colonización y sus activas.

Nora Chipaumire ha acompañado el festival desde 2019, en el momento en que presentó por vez primera en este país el espectáculo de danza #PUNK. En 2020 sostuvo 2 encuentros en línea en el contexto de festival: uno con el constructor suizo Milo Rau y otro con la comisaria de ÍDEM Marisa Lull. En 2021, La Casa Encendida al lado de la institución belga Arts Center Vooruit causó la ópera sonora 'Nehanda', que se emitió por episodios en La Casa Encendida Radio. Y en este momento, en 2022, la artista cierra su participación con la videoinstalación 'Arias. Nehanda'.

La programación sigue con el performer y coreógrafo Michael Turinsky, quien actúa por vez primera en España para estrenar 'Precarious Moves', parte premiada con el Premio de Teatro Nestroy de Austria 2021. Un solo-performance sobre el cuerpo y su movilidad, que marca el sendero de de qué manera arrimarse al otro sin reservas, y donde Turinsky exhibe nuevamente su estudio del cuerpo etiquetado como 'discapacitado', su forma de estar en el planeta, su relación con la temporalidad y el ritmo, el aprecio y la producción del aprecio, el género y la sexualidad, la visibilidad y la invisibilidad.

ÍDEM 2022 acoge el estreno de 'Mejor que saludarse con los codos'. El constructor escénico Fernando Rubio y el estudioso Alfredo Ramos se sublevan contra el sitio que ocupa el tacto en la jerarquía de los sentidos y estrenan una instalación performática, a la que antecede un taller de creación multidisciplinar. Ambos se articulan ambiente a siete bañeras donde crean un espacio de acercamiento que nos sugiere ir a charlar sobre el tacto y la piel.

Y asimismo por vez primera en este país se proyecta 'Third Act', de Lotte Stoops y Mieke Struyve (Bélgica), un reportaje donde Peeping Tom -entre las compañías de danza mucho más esenciales del panorama en todo el mundo- deja ver el backstage de sus proyectos Vader, Moeder y Kind, que abordan los temas del envejecimiento y la familia.

El festival ofrece el taller y la performance 'Save the last dance for me', del artista visual Alessandro Siarroni (Italia). La parte quiere revisionar y recobrar una vieja tradición en riesgo de extinción: la Polka Chinata, un baile de cortejo inicialmente efectuado en Bolonia solo por hombres, que data de principios del siglo XX y que en 2018 solo practicaban cinco personas en el planeta.

La Merce (Chile) ofrece en 'Recorrido para rastreras, réptiles y sinuosas' una performance por los espacios de La Casa Encendida que ha coreografiado, en ua paseo donde exhibe su deseo de retar lo hegemónico a través del encantamiento.

La programación incluye otras proposiciones como la presentación del emprendimiento 'Monnula, muñecas que migran', de la coreógrafa y artista visual Tamara Cubas (Uruguay). El emprendimiento está conformado por muñecas de manufactura artesanal, construídas por mujeres de la red social Comcaác, en Punta Chueca (México), y su cuaderno de viaje. Cada muñeca inicia una travesía por el planeta con un destino dudoso y cada participante tiene la posibilidad de ser el anfitrión temporal de su primera parada y escoger su próximo destino en una performance colectiva, gestual y de cartografía compartida que quiere hacer conexiones entre mundos y personas.

Además de esto, a lo largo de todo el festival se puede percibir en La Casa Encendida Radio el 'Fichero sonoro de los cuidados', una secuencia de podcast que recogen testimonios orales y las experiencias de personas que cuidan a enormes dependientes y que pusieron en marcha Marta Fernández Calvo y Daniela Ruiz Moreno (España).

Y, en forma de espiral, el festival ÍDEM se cierra como empezó: con el taller 'Fotopalabra: juegos, actos y movimientos' del brasileiro Jonathas Andrade, quien muestra en el cierre del festival la videoinstalación 'Olho da Rua' en un acercamiento abierto con el público.

Más información

ÍDEM, en el momento en que se rompe la barrera entre el artista y el espectador