• viernes 09 de diciembre del 2022
728 x 90

Explosión en Malasaña: «Creía que el techo se me caía encima. Había humo, polvo y ahora vi a la mujer tirada en el patio»

img

A Braian un fuerte estrépito lo sacó este viernes de la cama. «Creía que el techo se me venía encima», fue la primera sensación que tuvo, antes de correr y asomarse a la ventana de su primer piso en el número 28 de la calle de San Vicente Ferrer: «Había bastante humo por el incendio y polvo». Sin entender qué terminaba de acontecer, decidió salir a la calle, pero antes de poder pisarla se sobresaltó al contemplar lo que había en el patio de la corrala. «Se encontraba lleno de escombros y ahora vi a una mujer tirada en el suelo, la persona que ha resultado herida«, enseña el joven. Eran las diez.45 horas.

En ese instante, pero en la tercera planta del edificio de Malasaña, la situación se repitió. «Ha tremido todo. Se movió la cama entera. Me he asustado pero no imaginaba que tenía que ver con una explosión, sino se había estampado un camión. Al asomarme a la ventana había varios cristales rotos en la calle«, cuenta Mario, al que no le dio tiempo ni a calzarse antes de echar escaleras abajo. »Solo he podido a conocer a otro vecino tratando contribuir a la mujer que se encontraba en el patio; y no lo consiguió por la proporción de escombros que había«, añade.

La mujer era la dueña del bajo, un local reconvertido en vivienda. Y lo que terminaba de acontecer momentos antes en el edificio del centro de Madrid fue una explosión causada por una bombona de butano. En principio, un incidente familiar que dejó herida de gravedad a la dueña, de 70 años, con cortes y el 50 por ciento del cuerpo con quemaduras, la mitad de segundo nivel. La primera patrulla de la Policía Municipal logró sacarla de entre los cascotes, inconsciente, y debió ser intubada y trasladada al Hospital de La Paz, donde se está recuperando de las lesiones.

Otro hombre, un peatón de 48 años, asimismo resultó perjudicado, si bien fue dado de alta de forma directa en el enclave por sanitarios de Samur-Protección Civil. En su caso, padeció los efectos de la onda expansiva.

La Policía Nacional inspecciona en este momento las causas de la deflagración de la bombona de butano, ya que todavía no se sabe si se encontraba en estado deplorable, si la víctima estaba manipulándola o si el fallo brotó en la instalación.

La explosión en el bajo ocasionó un incendio que, según reportan fuentes de la policía, se se encontraba extendiendo ahora hacia el piso de arriba. Bomberos del Ayuntamiento de Madrid continuaron a apagar las llamas y, más tarde, a sacar todos y cada uno de los escombros, en el momento en que se enfriaron. La labor no fue fácil, en tanto que la tratarse de un edificio viejo el entramado es de madera.

También, provocó daños estructurales que dañaron más que nada a un muro de carga y al forjado del piso rápidamente superior. Mientras tanto, la Policía Municipal cooperó con la Unidad de Apoyo Aéreo facilitando imágenes a los bomberos desde los drones.

El encargado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, explicó este viernes que la mayoría de la área de la edificación deberá ser apuntalada; si bien no existe peligro de colapso, y va a haber que recobrar el forjado desmoronado para asegurar la seguridad, tal como en la caja de las escaleras. De las 20 casas que constituyen el inmueble, las peores paradas son el bajo, que quedó siniestrado, las del primer piso y 12 a las que daba servicio ese muro de carga. También los locales comerciales.

En el número 28 de la calle de San Vicente Ferrer viven 78 vecinos que no van a poder regresar a sus casas, cuando menos, hasta el primer día de la semana, según las previsiones municipales. Bomberos los acompañaron a agarrar medicinas y elementos personales. Otro de los moradores, asimismo de la primera planta, Eddy, solo era con la capacidad de agradecer que no hubiera víctimas fatales. Él solo alcanzó a coger su documentación, las llaves y el móvil inteligente. Todos los damnificados recibieron asistencia de Samur Social, que les ha brindado una opción alternativa habitacional hasta el momento en que logren regresar a casa. Según reafirmaron este viernes fuentes del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, 4 vecinos la han recibido por el momento.

La otra persona lesionada es una mujer de unos 70 años que radica en el inmueble, reconvertido en vivienda. El incendio en la calle San Vicente Ferrer ahora fué extinguido y la Policía Nacional se encarga de la investigación

Por prevención, en el primer instante del hecho se decidió recortar el gas en la región –que continuó acordonada–, al no comprender el origen de la explosión, algo que afectó a los números 30, 28 y 26 de la calle. En este último, los vecinos de las diez casas que lo constituyen asimismo debieron ser desalojados, si bien lograron regresar a sus viviendas antes que la día llegara a su fin, tras comprobarse el estado de la composición.

Más información

Explosión en Malasaña: «Creía que el techo se me caía encima. Había humo, polvo y ahora vi a la mujer tirada en el patio»